.

ENTREVISTAS

Es admirable la determinación, coraje, capacidad de sacrificio y lucidez con que las mujeres saharauis, tanto en los campamentos de refugiados como en el Sáhara Occidental bajo ocupación marroquí, afrontan la lucha por el derecho a la autodeterminación que Marruecos les arrebató en 1975 con una invasión a hierro y fuego. Ellas son un ejemplo de emancipación, pero también de entrega por una justa causa, la causa de su pueblo.
Eso es lo que hace que las mujeres saharauis sean reconocidas por el  importante papel que han jugado  y juegan, como motor de la capacidad de transformación de la sociedad saharaui, Ese reto hace  que  ellas, muy especialmente, decidan mirar hacia delante sin dar la espalda al pasado, conjugando tradición con progreso, liderando el cambio. Eliminando las barreras para encaminarse  hacia  un futuro prometedor que garantice la igualdad para todos y todas.
En esta entrevista Maima Abdeslam expresa el sentir de las mujeres saharauis desde los comienzos de su lucha, pasando por los retos de estar presentes en la escena internacional.
Les ofrecemos los artículos íntegros de las entrevistas con mujeres saharauis.

01/02/2013

“El pueblo saharaui tiene la última palabra”



SUELMA BEIRUK: “Si la comunidad internacional no presiona ahora con contundencia a Marruecos para que desista de su ocupación ilegal y para que entre en razón con sentido común, al final tendremos que ir a la guerra”.
Hoy ha dado comienzo el juicio ante un Tribunal Militar contra 24 acusados por su participación en el campamento Gdeim Izik. Por ello, Suelma Beiruk, diputada saharaui en el Parlamento Africano, que estaba hoy de paso por Madrid, ha realizado unas declaraciones a RASD News en nombre del Frente Polisario, relativas a la decisión de dicho tribunal de aplazar el juicio hasta el próximo día 8 de febrero, tras una mañana compartida con nosotros de nervios, tensiones e impotencia ante las constantes noticias que iban llegando desde Rabat y desde el Sáhara Occidental, donde las fuerzas de ocupación marroquí han desplegado, una vez más, su brutal represión, con un alto balance de víctimas.

Suelma, como representante del Frente Polisario, ¿cómo valoras todo lo que ha ocurrido hoy, tanto en el juicio, en las manifestaciones de apoyo en Rabat y la represión en los territorios ocupados?
Esto no deja de ser más de lo mismo. Marruecos siempre se refugia en la mentira y en dilatar los procesos judiciales con intención de minar la paciencia del pueblo saharaui. Una vez más, esto demuestra la intransigencia del reino de Marruecos, en un juicio que ya de por sí es injusto, porque son civiles que no deben ser juzgados bajo ningún concepto ante su Tribunal Militar. Los 24 acusados han defendido su causa, que han sido encarcelados al amparo de la más absoluta ilegalidad, que han visto violados sus derechos humanos básicos, que han visto cómo han sido abatidos sus compañeros en el Campamento de la Dignidad – Gdeim Izik, en el que se reivindicaban derechos pacíficamente. Allí no tenían armas blancas, ni nada parecido a lo que trata de exponer Marruecos con inventos. Sólo tenían palos y piedras, nunca cuchillos ni esas cosas tremendas que dicen y que tratan de hacer creer a la comunidad internacional.
Incluso -continua-, lo que dicen sobre que han muerto miembros de las fuerzas de seguridad a manos de estos saharauis, no se sostiene, porque si fuera cierto que les han matado, habría que aplicar que fue en defensa propia, porque, de ser cierto _insiste_, lo habrían hecho con todo el genio y con toda la rabia que tenían los saharauis en ese momento en contra de las fuerzas de seguridad marroquíes, por haber sufrido un ataque brutal en su campamento, en una acción violenta exagerada y de madrugada. Si entre ellos se matan, ése es problema de los marroquíes, pero no es culpa de los saharauis.

¿Podría ser que esta decisión de aplazamiento y que la brutalidad con que se actúa desde hace días en las principales ciudades del Sahara Occidental ocupado denoten la debilidad actual de Marruecos?

Puede ser que estén débiles, pero nunca lo demostrarán. Los marroquíes siguen siendo los mismos, no cambian. No escarmientan, porque no aprenden de la trayectoria histórica de los juicios ilegítimos que han hecho o que han intentado hacer, juzgando a población civil ante un Tribunal Militar. Siempre se refugian en lo mismo, en mantener una política de dilatación del sufrimiento, en dar largas a los procesos judiciales basados en  mentiras, en cargos falsos… La política marroquí esgrime siempre los mismos argumentos, amparándose en sus leyes… ¡Pero si allí no hay leyes, no existen! Sólo existe la ley del más fuerte, la ley de la dictadura  del reino de Marruecos, que es quien dice unas cosas y hace otras diferentes.

Lo que ocurre -asegura Suelma Beiruk- es que las cosas ya no se hacen como se habían hecho siempre en Marruecos, es decir, a puerta cerrada. Ahora no pueden actuar con total impunidad, porque, poco a poco, empiezan a participar y a estar presentes algunos observadores internacionales, pese a que aún hay demasiada gente que no está interesada en seguir lo que está ocurriendo en el Sáhara Occidental. Hoy en el juicio han estado defensores de los derechos humanos, extranjeros como observadores internacionales y saharauis que han acudido desde las zonas ocupadas.

¿Qué crees que ocurrirá el próximo día 8 de febrero? ¿Espera el Frente Polisario que se dicte una sentencia condenatoria para los presos políticos de Gdeim Izik?

En la realidad, es imposible que se pueda demostrar que estos presos saharauis, que llevan ya 27 meses encarcelados injustamente y en condiciones lamentables, sean verdaderamente los culpables. A esta conclusión no puede llegarse con pruebas contundentes, sólo si ellos siguen manteniendo su versión sobre tantas mentiras. Ahora bien, Marruecos siempre se inventa algún chanchullo, algún montaje para justificar sus acciones, como cuando asaltaron el Gdeim Izik. ¿Por qué lo asaltan a las cinco de la madrugada? ¿Por qué esta mañana en el juicio cierran la puerta y sacan a todos los observadores internacionales antes de anunciar un nuevo aplazamiento? ¿Por qué no les dejan que sean testigos de lo que hacen? Si estuvieran haciendo algo justo, algo transparente, no tendrían inconveniente en que los defensores de Derechos Humanos estuvieran presentes desde el inicio hasta el final de sus actuaciones. Que se atrevan realmente a demostrarle al mundo que están cumpliendo con la legalidad, a ver si pueden. Ellos no pueden ser claros, justos y transparentes, por eso dilatan en el tiempo los juicios y, en general, con nuestra lucha saharaui.

¿Cómo actúa realmente el Frente Polisario a nivel internacional cuando hay que denunciar acciones que violan los Derechos Humanos de la población saharaui en cualquiera de sus formas, incluido el juicio y la represión de hoy?

El Frente Polisario va a presentar, nuevamente, una denuncia bien organizada, argumentada y demostrada ante Naciones Unidas y ante diferentes organizaciones internacionales de Derechos Humanos, con el fin de demostrarle al mundo la brutalidad de la actuación marroquí con el pueblo saharaui y la cantidad de violaciones del Alto el Fuego que se producen a distintos niveles y en distintos ámbitos, sin que la comunidad internacional reaccione al respecto.

¿Se presentó denuncia formal por el tiroteo intencionado hacia los jóvenes que se manifestaron el pasado mes de diciembre frente al Muro de la Vergüenza? 

Sí, por supuesto. De hecho, es la denuncia más reciente que ha presentado formalmente el Frente Polisario, aparte de la propiamente dicha de la ilegalidad de este juicio militar. Era una acampada pacífica que realizaron jóvenes saharauis, hombres y mujeres de entre 17 y 25 años, frente al Muro marroquí. Allí estaban acompañados además por una delegación de personas de la Plataforma de Amigos del Pueblo Saharaui del mundo entero, que han sido testigos de primera línea de que una manifestación pacífica fue recibida con disparos por parte de los soldados que custodian el muro. Marruecos argumenta que estaban armados y es absolutamente falso, porque lo único que portaban en las manos era su bandera y una reclamación justa basada en la reclamación de la celebración de un referéndum  de autodeterminación para el Sáhara Occidental. El pueblo saharaui tiene la última palabra. Tirotear a los jóvenes con armas es una violación al Alto el Fuego que no puede caer en la indiferencia, como tantas otras denuncias que el Frente Polisario ha elevado oficialmente a las Naciones Unidas.

Una de las insistentes reclamaciones de la Causa es que la MINURSO – Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental_ disponga de competencias para actuar en casos de violación de Derechos Humanos de los saharauis.
 ¿Cómo valora el Frente Polisario su inacción durante esta flagrante violación del Alto el Fuego?

La MINURSO estuvo presente y, por ello, el Frente Polisario ha presentado una denuncia formal por su inacción y por su actitud. No sé si has visto esta manifestación pacífica a través del documental que han realizado los propios organizadores, pero en él se aprecia claramente cómo los jóvenes saharauis, furiosos, reaccionan abriéndose las camisas y avanzando a pecho descubierto contra el muro de vergüenza, del que están hartos ya, indignados por la situación del Sáhara y con el poder que ejercen tanto la policía como los militares marroquíes sobre la población saharaui. Se te ponen los pelos de punta viendo cómo ellos enfrentaban con valentía los disparos, porque ellos no le temen a la muerte. Gracias a la gente que les acompañaba, que tiraba de ellos, se evitó algo que pudo haber sido mucho peor. En ese momento, ellos preferían morir, entregar sus vidas a cambio de que unos cuantos saharauis pudieran llegar a vivir en libertad. La MINURSO, simplemente, no hizo nada. Eso no se puede consentir tratándose de una Misión Internacional de las Naciones Unidas. 

¿Es consciente del Frente Polisario del grado de hartazgo de los jóvenes saharauis y de su cada vez más insistente reclamación de abandonar la resistencia pacífica y cambiar de estrategia a través del regreso a la lucha armada?

Entiendo que están hartos, ¡¡cómo no!! Todo lo que le sucede al Pueblo Saharaui ante la indiferencia del mundo es, como mínimo, para estarlo. Están cansados de esperar, hartos de promesas incumplidas, de mentiras de las Naciones Unidas y de que Marruecos ni cumpla ni se le hagan cumplir las resoluciones de la ONU. Ni los jóvenes ni el Pueblo Saharaui quiere seguir manteniendo esta situación. Marruecos está intentando jugar con nuestra paciencia, con nuestro carácter pasivo, con nuestra forma de ser y con nuestra política de resistencia pacífica, pero estoy segura de que nuestro pueblo no podrá seguir siempre en silencio y con las manos atadas. Actuaremos si no se busca y se encuentra una solución ya, que sólo puede ser fijar una fecha para la celebración del referéndum de autodeterminación para el pueblo saharaui.

Es una reivindicación que hacen los jóvenes y todo el Pueblo Saharaui, ya. La paciencia tiene un límite y se acaba. Si no se consigue una solución, seguramente, por los jóvenes y por todos, tendremos que volver a la lucha armada para reivindicar nuestros derechos y nuestra tierra legítima. Y mira quién te está hablando, que soy una mujer, soy una madre, hermana, hija, compañera de quienes lucharon y podrían tener que volver a hacer la guerra. Por lo tanto, es duro decirlo, es muy duro que una madre diga que sí a una guerra, pero si no se toma más en serio la cuestión del Sáhara, si la comunidad internacional no presiona ahora con contundencia a Marruecos para que desista de su ocupación ilegal y para que entre en razón con sentido común, al final tendremos que ir a la guerra, sí o sí.


13 de enero 2013

" Omeima ABDESLAM, Representante del Frente Polisario ante Naciones Unidas en Ginebra

Franck NA Genève Suiza entrevista a:




  "Llevaba los ladrillos de las casas sobre la cabeza de mi bebé": sí, era probable porque  las mujeres embarazadas llevaban los  ladrillos  encima de  sus vientres.
Mujeres saharauis que 1975 llegaron, sin nada, al exilio forzado en este desierto. Llegaron con los pies descalzos, quemados por el napalm. ¿Cómo podemos olvidar? Tenían poca formación, sólo su coraje y su fe en la vida. A pesar de las duras condiciones en un clima adverso, la injusticia y la falta de aliados a su causa. Llevaban vida, precisamente, por todo esto
Una luz, como una luciérnaga en la noche, en los campamentos de  refugiados saharauis, unos 30 kilómetros de Tinduf, el pueblo más cercano, el sur de Argelia, el desierto del Sahara; entre las tiendas de campaña y las sombras de los objetos, alineados barriles, la línea de la luz de las puertas de tiendas de campaña y bajo la luna y el silencio habitado por sonidos de platos de metales, algunas letras de canciones infantiles en árabe y pronto, de la voz de una mujer en francés: Entrevista con madame Omeima Abdeslam, representante del Frente POLISARIO

"Por qué   la mujer saharaui es la que sufre. ¿Por qué esta situación inaceptable para todo un pueblo? »

La actriz Memouna Tahali, la reconocida actriz, 25 años, revelación de los Goya, discapacitada y camina con bastones en el campamento de refugiados saharaui, bajo un sol abrasador, interpreta un lamento de desgracia de sus hermanas, que quiere sólo una cosa: formar una familia. Pero sus destinos en un engranaje bélico movilizan mujeres para  encargarse de  todo: construir  y organizar los campamentos para atender  las necesidades esenciales de todos los pequeños. Han construido casas, hospitales en cada distrito (Subdivisión de la Wilaya), escuelas y todos los servicios públicos. Se encargó de  la construcción y la sociedad saharaui es muy organizada, como en un  desafío y respuesta al caos que siguió a la expulsión de su tierra. La actriz  nos habla delante de una escuela para mujeres, en el campamento de SMARA, o la del  "27 de febrero" (la primera que se construyó fue  la de Dajla,el campamento más alejado, unos 150 kilómetros al sur de Tinduf.)
La mujer saharaui ocupa un lugar destacado en la sociedad musulmana y una consideración  legítima. Puede circular libremente, dice lo que piensa y cuando las tradiciones y  condiciones lo permiten estudian. La mujer saharaui puede divorciarse sin tener que temer las consecuencias. En mejor aún resulta  es socialmente, a menudo incluso más considerada  que las jóvenes vírgenes. Matrimonios y  divorciados son comunes. La  violencia de género  es muy rara, cuando un hombre le pone la mano encima  a una mujer, este será  proscrito. Cada tienda o casa aquí se llama con el nombre de la mujer, porque ocupan la tierra, el hombre está en el frente.  La vida en sociedad es matriarcal de hecho. Una sociedad matriarcal y progresista  con una  cultura coránica.
Tenía sólo dos años cuando su familia llegó al éxodo. Un periplo de joven que pasa a través de Cuba, La Isla de La Juventud, en lugar de estudios para miles de jóvenes de todo el Planeta, como académicos calificados, que debe ser nos recuerda, el altruismo de los revolucionarios cubanos había creado y generosamente puesto  a su  disposición. Pero este período de repente, cuando el bloque soviético colapsado decide detener todas las subvenciones a su pequeño protegido del Caribe. La subsistencia es extremadamente reducida y por lo tanto una vez más, conlleva directamente a una adaptación global, ella  saharaui, en una isla en el Caribe, dependiente incluso allí de una potencia europea. Ella salió de Cuba con su título de Ingeniero en telecomunicaciones, el hambre y la voluntad en el vientre. Y en los campamentos, una mujer casada, ella es co-fundadora de la primera escuela para mujeres "en el campamento de Dajla. Todas estas mujeres de 15 a 55 años que necesariamente tienen que  permanece allí, para hacerse cargo de todo, pueden aprender, aprender a coser, aprender de los demás, a veces aprender informática o idiomas, aprender un oficio. Ahora, hay una escuela para mujeres en cada campamento de refugiados. Después  es designada, Omaima Abdeslam, pero esta vez para un cargo diplomático, una representación saharaui en Finlandia, y ella aceptó el puesto de Representante del  Frente Polisario en  Suiza ante Naciones Unidas en Ginebra. Es una situación difícil, un reto para ella, como mujer y como madre de dos niños pequeños. Pero no pierde sus ganas de vivir y  de dar a conocer la intolerable situación de su pueblo.
Intereses impiden el   retorno a la tierra de sus padres: Marruecos quiere mantener un territorio, o más exactamente su riqueza mineral. En connivencia (Marruecos y Francia)
En su propaganda, Marruecos afirma que los refugiados son secuestrados por  Argelia:
"Son rehenes aquí. …
¿Eres marroquí?
¿Tienes libertad de movimiento? … "son las preguntas que los refugiados encontraron. Pero conocemos la respuesta.
Los seis campamentos de refugiados alrededor del sentamiento principalmente militar de la  ciudad de Tinduf, Argelia: El campamento de  Rabouni es el centro, administrativo y político. Aquí Ud. encontrará  en su mayoría a hombres. Encontrará por ejemplo el Ministerio de deporte. Señor Bougleida, el Ministro de deporte está a cargo de la Maratón, es uno de los principales eventos internacionales, con un presupuesto que merece ser apoyado por todos los países de 400 o 500 participantes. El maratón tiene lugar cada año. Maratón del desierto de 2013 tendrá lugar los días 27 y 28 de febrero con una semana de fiestas. La carrera tiene lugar en las cercanías de los campamentos, que - dicen en el desierto. El mensaje del SAHARA - TINDOUF maratón puede resumirse en dos palabras: Compartir y Denunciar.
El campamento de Bojador es el más cultural, con el centro audiovisual, su museo o monumento y el centro U.N.M.S, la Unión Nacional de Mujeres Saharauis.
En los campamentos de Aaiun, Dajla, Awsard y Rabouni, las mujeres están en todas partes, en todos los niveles. Hay un hospital en cada campamento. Y cada campamento 6 o 7 dairas (municipio) y en cada distrito 4 barrios. En total, por lo menos una clínica, un jardín de infancia, una escuela...
La organización es democrática pero piramidal, con decisiones centralizadas.
En 2013 se  debería  llevar a cabo un referéndum simbólico pidiendo a todos  los saharauis a decidir sobre su futuro. Este referéndum es una   iniciativa de un grupo de jóvenes NOVA". No a la violencia".
Otra asociación, Teja Reba "Voces contra las paredes" Sidi, que vive  siempre en los campamentos de refugiados saharauis, denunció el muro construido en las dunas y defendido con uñas y dientes por soldados marroquíes. Un muro de arena sembrado de minas antipersona.
Los refugiados saharauis dependen de la  ayuda internacional. Son dependientes de algunas organizaciones no gubernamentales, del PMA y de  Naciones Unidas que ellos todos, empezando por el agua, pero aquí, el litro de agua potable es el más caro del mundo, más caro que el diesel. Y esto desde  hace 35 años. Aquí usted puede encontrar jóvenes con unos treinta años que hablan de volver a un país que no han conocido nunca, más al oeste, un Edén al lado de  la playa.

" Nadie puede reclamar. Esperar todo el tiempo? »

Los países del Golfo a veces envían paquetes de dátiles. Eso es todo. No proporcionan más generosidad hacia sus hermanos y hermanas musulmanes del Sahara Occidental. Puede ser porque no hay acuerdo entre los monarcas con el rey de Marruecos. Quizás porque las mujeres saharauis tienen esta reputación de  mujeres que tienen la  necesidad de luchar por su liberación. Al igual que los antiguos romanos viewed etruscos mujeres: untamed, teniendo que  participar en juegos públicos y  dar voz en la política.
Por supuesto esta emancipación es una herencia saharaui, pero también están relacionados con las condiciones de supervivencia y de emergencia, el aislamiento y las consecuencias de la necesidad de lucha para tomar iniciativas y responsabilidades. Esta libertad voluntaria es una meta con un sentido generalizado fatalista, el Mektob (ver WILAYA, película de Pedro Pérez Rosado).
Así son ellas, estas mujeres llegaron en 1975, pies descalzos, quemados por el napalm, heridos como raíces despegan de la tierra. Son  estas mujeres las  que organizaron  la vida en el exilio. Han construido desde cero, campamentos con ladrillos portados encima de  sus vientres, sobre las cabezas de sus futuros hijos." Cubiertas por sus melhfas, siguen siendo el foco de todo un pueblo para distribuir las raciones para administrar la vida en los campamentos y tener iniciativas, sin sueldo, sin pensión, sin quejarse nunca, con convicción y coherencia y sin resignarse nunca a esta situación inaceptable.
Entrevista de Franck NA Genève Suiza
Fuente: Arso.org
Traducción UNMS.

15/11/2012
Entrevista en exclusiva de RASD News con la defensora de los derechos humanos saharauis
AMINATOU HAIDAR:


“LO QUE MÁS ME PREOCUPA ES EL ESTADO ANÍMICO ACTUAL DE LOS JÓVENES SAHARAUIS, QUE ESTÁN DESESPERADOS Y QUIEREN VOLVER A LA LUCHA ARMADA”
Acaba de presentar “El oasis de la memoria”, de Carlos Martín Beristain y Eloísa González Hidalgo. Un informe en el que se analizan graves violaciones de derechos humanos sobre la población saharaui, desde 1975 hasta la actualidad. 261 casos con testimonios en primera persona de víctimas saharauis de la represión marroquí en territorios ocupados del Sáhara Occidental, que forma parte de la memoria histórica de un pueblo nómada, que no ha sido escuchada durante 37 años de resistencia frente a una represión que exige ya a la comunidad internacional respuesta inmediata.





Un informe éste que debe convertirse en el vademécum de los saharauis, porque en él no sólo se hace un exhaustivo análisis de las violaciones de los derechos humanos de los saharauis a manos de las fuerzas policiales y militares marroquíes, sino que también se estudia el modus operandi de la violencia marroquí contra la población saharaui y las herramientas que lo han hecho posible.
Es de sobra conocido el pasado de AminatouHaidarcomo defensora de los derechos humanos del pueblo saharaui y activista de la causa ante la brutal represiónque sufre su pueblo a manos de la policía marroquí. Por eso, y porque quería que ésta fuera una entrevista diferente, busqué esa parte de Aminatou en la que guarda sus sentimientos, su calidad de mujer saharaui y madre.
De lo que lees, escuchas o ves en medios de comunicación internacionales con respecto al conflicto del Sáhara Occidental, en general, ¿qué es lo que más te duele?Eso que, si tuvieras una varita mágica, harías por cambiar definitivamente…

A.H.- El estado anímico actual de los jóvenes saharauis. Me  preocupa mucho como defensora de los derechos humanos, como madre, como ciudadana saharaui… porque siempre he tenido miedo de que los jóvenes pensaran en  volver a usar los instrumentos violentos para reivindicar sus derechos legítimos. Esto requiere ahora del 100% de mis esfuerzos y de todos cuantos tenemos la responsabilidad de hacerles entender que ésa no es la vía.

¿Qué mensaje se puede enviar a los jóvenes que aseguran que han nacido y crecido en conflicto y que no están dispuestos a morir sometidos, privados de libertad o viviendo en campamentos de refugiados en el desierto argelino?

A.H.- Mira, el mensaje que yo quiero hacerles llegar a los jóvenes saharauis es que estamos todos en lucha, que es necesario que comprendan que en estos 37 años hemos sacrificado mucho, pero tenemos siempre el orgullo de haber resistido con paciencia, de forma pacífica, y manteniendo viva la esperanza. Espero que la juventud pueda seguir el ejemplo de sus padres y abuelos, que han vivido y muerto bajo la ocupación marroquí o en unas condiciones extremas en los campamentos, tras años duros de guerra con mucho sufrimiento arrastrado.
Debemos seguir manteniendo por encima de todo que, a pesar de todo ello, el pueblo saharaui mantiene esta esperanza y paciencia increíble. La violencia es un camino equivocado, porque ellos, esa juventud de hombres y mujeres saharauis, son el futuro de nuestro país libre. Sin ellos, nuestra lucha habría sido inútil.
Esto que dices suena un poco a más promesas, a que sigan creyendo que todo llega… Promesas de esas de las que están cansados ya los jóvenes. ¿Tú comprendes su reacción? ¿Compartes esa frustración que se ha apoderado de ellos?

A.H.- Entiendo que la desesperación es tremenda, que la frustración también… Pero trabajo sin descanso para explicarles que morir como mártires defendiendo la libertad no soluciona nada…

Te escucho constantemente defender que el activismo saharaui y la resistencia pacífica del pueblo van dando sus frutos. Hace unos días compartí en Facebook un vídeo tuyo en el que hablabas de la vuelta a las armas y expresabas tu “preocupación por el hecho de que los jóvenes saharauis estén cansados de que la solución al conflicto del Sáhara Occidental sea tan lenta”. Aminatou, ¿qué impulsa realmente esta reacción tan peligrosa por parte de los jóvenes saharauis?

A.H.- En primer lugar, esa desesperación de la que hablábamos, porque ellos no reciben o no ven el lado positivo de la diplomacia ni valoran del todo los avances logrados. Hoy en día, gracias a los esfuerzos de muchos, es más visible para la comunidad internacional la realidad de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, la explotación ilegal de sus recursos naturales, la situación en los campamentos de refugiados… Hemos logrado que vengan delegaciones de observadores internacionales… Muchos logros que, aunque parezcan pequeños, son enormes. La juventud tiene que aprender a apreciar esto, valorarlo en su justa medida y entender que los sacrificios no han pasado de largo sin dar frutos.

Por otro lado _continúa AminatouHaidar_, influye mucho los diferentes grados de sufrimiento que padecen los jóvenes. Los que viven en los campamentos de refugiados saharauis en Tindoufestán en una situación difícil, es cierto, con unas condiciones de vida extremas, pero tienen libertad, pueden expresarse, pueden dormir tranquilamente, pueden estudiar sin problema, no sufren discriminación, ni torturas, ni represión, ni insultos en la escuela… Sin embargo, en la zona ocupada sufren de otra forma, porque diariamente viven bajo el durísimo yugo de la represión marroquí, que se hace evidente y visible de maneras directa e indirecta.La juventud atrapada en territorios ocupados está en una situación más difícil aún. Para ellos, la muerte, la vida, les es igual, especialmente a cuantos están sometidos a esa represión directa, que son víctimas de violaciones sexuales, de amenazas, discriminación, marginación… No es un ambiente fácil. No pueden seguir su vida normal sin secuelas psicológicas. Además _Aminetou levanta la cabeza y suspira_ soportan tensiones atroces, de una forma indirecta, viendo a un policía, un torturador pegando a las mujeres y los niños, eso es algo fuerte que se les queda para siempre en la memoria. Así, claro, se quedan pensando cómo responder….

¿Cómo trabajáis desde CODESA o desde ASVDH con los jóvenes?

A.H.- Pasamos mucho tiempo quitándoles la idea de recurrir a la violencia y conseguimos, al menos, que reflexionen. Les insistimos en que tienen que seguir estudiando, porque necesitamos una sociedad civil culta, intelectual, con principios basados en el respeto de los derechos humanos. Hay mucho trabajo por hacer. EN CODESA no tenemos sólo objetivos a corto plazo, sino con vistas a futuro, porque trabajamos para construir una sociedad basada en una convivencia en la que estén por encima de todo los principios de tolerancia, igualdad, respecto a los derechos humanos, para la otra fase que es la más difícil después de la independencia, la de construir y desarrollar nuestro país en libertad.

Hace unos días, el Presidente del Observatorio de Derechos Humanos de Aragón para el Sáhara Occidental, Francisco Palacios,  aseguró que "el referéndum está prácticamente paralizado. Ante este bloqueo, que es mucho peor actualmente que hace diez años, por lo que el rumbo del Frente Polisario pasa por lanzar un órdago e intimidar un poco. Lamentablemente, esto solo pasa por volver a las armas”.Esto es algo que, para él, "no es agresivo ni denota chulería o prepotencia, sino que se realiza en un estado de necesidad eximente".

¿Consideras que debería haber algún tipo de intervención del Frente Polisario en este sentido, a través de representantes y delegados en distintos países, a fin de intentar calmar los ánimos y recordar a los jóvenes el mensaje de resistencia pacífica que siempre ha caracterizado la lucha?

A.H.- Claro que sí, y en esa línea se han marcado las pautas de trabajo a seguir. Personalmente, en varias ocasiones he hablado con el Departamento de Estado norteamericano, el Parlamento Europeo y con el Consejo de Seguridad de la ONU de que no miden el alcance de que la juventud saharaui adopte una vía violenta para la reivindicación de sus derechos. Insisto mucho en que van a lamentar el no haber resuelto antes el problema, adelantándose a que los jóvenes empleen la violencia y se conviertan, incluso, en terroristas. Esta situación de silencio mediático y político, de complicidad y de indiferencia por parte de la comunidad internacional, y en concreto de algunas potencias, ha provocado que los jóvenes saharauis estén desesperados y que no encuentren otra vía de enfrentar la solución al conflicto.

¿Crees que, como dice Francisco Palacios, volver a las armas es una solución que actualmente se esté estudiando sobre la mesa del frente Polisario?

A.H.- No, de ninguna manera. El Frente Polisario defiende el legítimo derecho del pueblo saharaui a su autodeterminación, y lo hace reclamando lo que nos otorga el Derecho Internacional. Esta reclamación se realizar por la vía diplomática, política… pero no se plantea siquiera la posibilidad de una vuelta a las armas, porque no es el camino correcto ni lo que el pueblo saharaui ha pretendido a lo largo de tantos años de lucha y resistencia.

La incomprensible postura del ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo, obligando a la repatriación de voluntarios cooperantes alegando excusas no demostradas relacionadas con inminente peligro de secuestros u otras acciones organizadas por el terrorismo islamista presente en la región. Cuatro meses después, en la página web del Ministerio se mantiene la recomendación de no viajar a Argelia y, en particular, a los campamentos de Tindouf, que los califica de ser “un reducto de narcotraficantes, secuestradores y terroristas islamistas”.¿Qué le dirías al Ministro de Asuntos Exteriores español en relación a los campamentos y a la situación que se vive en el Sáhara Occidental?

A.H.- Mi mensaje al ministro García-Margallo es que debe reconocer de una vez que nuestro sufrimiento está originado por el gran error histórico y una gran complicidad del gobierno de España. Lo que lamento es que el Gobierno español sigue negando al pueblo saharaui el derecho a su libertad, con una complicidad clarísima con Marruecos.Sinceramente, no sé si España está esperando a que los jóvenes se vuelvan violentos.. ¿Es que no ven que esa violencia va a afectar a la región del Magreb árabe y a la propia España, que está a unos km de nosotros? ¿Es que no se dan cuenta de que va a afectar a los sentimientos de los cuerpos de solidaridad españoles, que es enorme? Los saharauis tenemos una plataforma de amigos españoles muy grande... Pienso que el gobierno español debería respetar las opiniones de sus ciudadanos y tener en cuenta sus reivindicaciones en favor del Sáhara Occidental.

El embajador de España en Marruecos, Alberto Navarro, hizo hace unos días unas polémicas declaraciones en las que aseguraba que “sobre el Sáhara Occidental, España tiene que entender que la situación en ese territorio ya no es la de 1975. Se han producido muchos cambios económicos y sociales. Marruecos ha invertido mucho en el Sáhara, ha cambiado la población. Son elementos que tenemos que tener en cuenta para buscar una solución a este conflicto”.Aminetou, ¿qué opinión te merecen estas declaraciones?

A.H.- La verdad, me indignan. El embajadores quien representa a España y, por tanto, oficialmente está defendiendo la tesis de La Moncloa (Madrid). Esta lamentable intervención de Navarro ha dejado un sentimiento en la sociedad saharaui de que España, de nuevo, está alcanzando acuerdoscon Marruecos. ¿Qué? ¿Qué Marruecos ha hecho inversiones en el Sáhara Occidental? Lo que han hecho ha sido bombardear a una población indefensa, cometer crímenes contra la Humanidad, robar los recursos naturales del Sáhara…España nunca ha denunciado estos hechos, ninguno. España es responsable de primera categoría y defiende la postura marroquí y, encima, nos dice que hay que investigar las inversiones marroquíes en el Sáhara. Pero ¿qué inversiones? Si sólo roban y roban… 


¿Responderías al embajador de España en Marruecos?

A.H.- Ya no hace falta… Alembajador le respondieron en el campamento de GdeimIzik hace 2 años. Si hubiera inversiones marroquíes legales y estructuradas de acuerdo al Derecho Internacional, no hubieran salido a la calle más de 30.000 saharauis montando jaimas para reivindicar sus derechos sociales y económicos frente a Marruecos…

Ahora que lo mencionas, ¿cómo se vivió desde dentro el sentimiento de la causa en el campamento de GdeimIzik? 
plicar tantas emociones juntas, pero creo que en esa ocasión, los saharauis que estuvieron en el campamento se sintieron verdaderamente libres durante 30 días. Construyeron su Estado libre y vivieron en y con total libertad. Hemos recogido testimonios de jóvenes y mayores, que aseguran haber vivido con tranquilidad, libertad, con su cultura y sus tradiciones… Así es como quiere vivir un saharaui.

¿Cómo valoras la visita del Enviado Especial de las Naciones Unidas,Christopher Ross, al Sáhara Occidental?

A.H.- El embajador Ross, que es un gran diplomático, listo y muy inteligente, ha sentido y vivido realmente el bloqueo informativo y político de las negociaciones. Él ya no quiere perder el tiempo y está buscando otra estrategia para acudir a las próximas reuniones con garantíaspor parte de algunas potencias internacionales. Para nosotros ésta ha sido una visita muy importante, sobre todo porque ha podido transmitir un mensaje alto y claro al pueblo marroquí en relación a que el Sáhara Occidental no es marroquí. Les ha hablado de que Marruecos no tiene soberanía sobre el Sáhara, que es un territorio no autónomo que no ha disfrutado de su derecho a la autodeterminación. Y esto lo ha dejado muy claro, así como que su misión es buscar una solución inmediata al conflicto.

¿Y realmente crees que la sociedad civil marroquí está entendiendo este mensaje de Ross?

A.H.- El pueblo marroquí ha vivido más de 30 años con una mentira, a través de la propaganda oficial marroquí de que el Sáhara Occidental pertenece a Marruecos y que deben defender la integridad del territorio. Pero ahora no, después de tantos acontecimientos _la Intifada de 2005, mi huelga de hambre, el GdeimIzik_, los marroquíes de territorios ocupados ya han empezado a entender que el Sáhara no es marroquí y que no es cierto el mensaje enviado por su gobierno. Esto lo dicen ellos mismos en las cafeterías, en todas partes….

¿Qué es lo más positivo de la visita de Ross al Sáhara Occidental?

A.H.- Pues mira, creo que ha tenido un punto muy importante y es que los jóvenes han sentido que Marruecos no tiene el poder de decir que no a Ross. Fue rechazado y vetado en el mes de mayo y ahora, regresó con mucha más fuerza diciendo al gobierno marroquí aquí estoy yo(Aminatou aprieta el puño y lo levanta con fuerza, esgrimiendo un gesto de victoria y rabia). Esto ha sido un golpe de efecto con un impacto importante entre los jóvenes, porque les ha dado mucho ánimo. De hecho, la población saharaui salió a la calle con alegría a celebrarlo.

¿Y lo más negativo?

A.H.- Que no hemos logrado que él refleje nuestra reivindicación de que le den más competencias a la MINURSO _Misión de las Nacionales Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental_, para velar por los derechos humanos de la población saharaui. La MINURSO está en el Sáhara hace más de 21 años y no hace nada. Es un testigo internacional directo y sobre el terreno, que no hace nada ante la opresión y la violencia que sufrimos, porque no se le dan las competencias necesarias para hacerlo.

¿Los defensores de los derechos humanos en el Sáhara Occidental tenéis pensado presentar algún tipo de alegación al informe final del Alto Comisionado de las Naciones Unidas?

A.H.- Sí. Hemos preparado un informe con lo que llamamos “las medidas de confianza”, que son recomendaciones que pedimos a las Naciones Unidas que tengan en cuenta para garantizar un ambiente pacífico y tranquilo para retomar las negociaciones con Marruecos. En ellas están, por ejemplo, liberar a los presos políticos; reconocer el paradero de los detenidos desaparecidos ;otorgar libertad de expresión al pueblo saharaui; permitir las asociaciones… Facilitar el acceso de observadores internacionales… Son medidas que es necesario incluir y así se lo hemos pedido a la ONU.

Aminatou, un último mensaje que quieras enviar al pueblo saharaui que ha depositado en ti y en otros defensores de los derechos humanos la confianza de reivindicar lo que les corresponde. ¿Qué les dirías?

A.H.- Que tenemos que trabajar todos juntos para alcanzar la independencia, manteniendo siempre nuestra dignidad y los principios de respeto a los derechos humanos, la tolerancia y la pluralidad. Es importante tener siempre en la mente el recuerdo de nuestros padres y abuelos, que han luchado y luchan por la libertad sin recurrir a la violencia. Tenemos que dar el ejemplo de conseguir nuestra meta por la vía de la resistencia pacífica. Eso es lo que deseo y lo que sueño para el pueblo saharaui.


© Elisa Pavón

 01/11/2012
Entrevista a Fátima El Mehdi, Líder de la Unión Nacional de MujeresSaharauis
Boletín de Estudios Africanos
Estudios Africanos – Universidad Externado de Colombia


0Por: JerónimoDelgådoCaicedo
CoordinadoEstudiosAfricanos

jeronimo.delgado@uexternado.edu.co




¿Cuál es la situación de la mujer dentro de la sociedad saharaui?

La mujer siempre ha sido importante y ha tenido gran respeto gracias a los valores sociales y culturales saharauis, teniendo participación en la toma de decisiones, sobre todo a nivel familiar. También esa cultura permite diferenciarnos de otras mujeres de nuestro entorno, sea árabe, musulmán o africano. Por ejemplo, en los países que nos rodean, la mujer no puede invitar ni recibir huéspedes sin pedirle permiso a su marido, eso no lo tenemos nosotras. Si está el marido, bien, pues hay que respetarlo porque es la cabeza de la familia, pero si él no está, la mujer tendrá el mismo papel del hombre y no tenemos ningún problema.
Otra de las cosas que nos diferencia es el tema del divorcio, para nosotros no es como en otros países que cuando la mujer se divorcia, implica el fin de su vida y una crisis. Para nosotros, hay veces que la mujer divorciada tiene más valor que incluso las que están casadas. Yo creo que gracias a esa naturaleza la mujer saharaui ha podido desarrollar su papel político con mucha naturalidad, aunque debemos reconocer que la participación de las mujeres en las decisiones políticas ha sido baja. Nunca han estado como participantes de una forma clara en las decisiones políticas. El movimiento para las mujeres saharauis ha sido una nueva puerta hacia lo que es la participación política.

¿Cuál es la participación de la mujer en las esferas de poder político del frente Polisario?

Podemos hablar, por ejemplo, de este papel en dos períodos. Primero, el período del exilio de la guerra que son los primeros 16 años y luego cuando empezó el proceso de paz, donde hemos tenido que reconstruir un poco nuestras estrategias como mujeres. En ese primer período las mujeres pensaban que habían llegado al fin que siempre habían soñado, pero al final nos encontramos con que realmente lo que habíamos hecho no era nada excepcional.
En los años del proceso de paz empezamos a examinar un poco esa experiencia, porque como se sabe, empezamos a pensar en el país, en el Estado independiente y en cómo queremos que sea nuestra presencia.

Debemos reconocer que la situación en sí ha influido para dividir los papeles de hombres y mujeres. Ellos fueron obligados a ir a la guerra, a los combates, mientras que nosotras nos quedamos para la organización de los campamentos. Entonces las mujeres fueron jefas de comisiones, jefas de barrios, gestoras, e incluso formaron parte de lo que es la fuerza de seguridad. Se turnaron para vigilar los campamentos, para garantizar la seguridad y participaron en la construcción de la infraestructura social. Son ellas las que cogen el adobe con sus manos para construir hospitales, escuelas y otras construcciones.
En ese tiempo estábamos solas en un espacio y pensábamos que ya lo habíamos ganado todo, que ninguna podía pensar que algún día esos logros podrían ser amenazados, que es lo que al final hemos sentido y se ha creado una nueva preocupación sobre cómo tenemos que mantener esos logros durante los años del exilio y la guerra.

En esta época llegamos a ser gobernadoras y también las mujeres participaban en el papel diplomático. En todas las delegaciones que el Polisario mandó al exterior para hablar de la causa saharaui había mujeres, entonces han tenido una amplia participación en esos primeros años. Debemos reconocer que la creación de nuestra organización no ha sido una demanda de las mujeres, ha sido una demanda y un pensamiento del movimiento político, donde podemos desarrollar todas nuestras estrategias para el futuro.

Partiendo de esta instrucción es que nosotras podemos desarrollar nuestros dos objetivos como mujeres: el primero es organizar los esfuerzos de las mujeres para participar ampliamente en la lucha por la independencia del país, y el segundo es la reconstrucción de nuestra sociedad para que sea una sociedad equitativa donde mujeres y hombres podamos tener las mismas oportunidades. Nuestra participación fue necesaria durante el exilio y tendrá que ser imprescindible en el futuro, tanto así, que durante todo el plan de paz en el año 91 las mujeres hicieron muchos debates internos pero también debates en algunos países, por ejemplo, recuerdo que en el 92 la unión de mujeres organizaba conferencias en Alemania, Bélgica, Francia, España y en Italia también, para conocer otras experiencias porque la nuestra ha sido aislada, creada en una situación excepcional y ha sido forzada u obligada por muchas necesidades, una de ellas es la falta de poner en marcha una sociedad en “condiciones”. Intentamos aportar cosas nuevas para garantizar una presencia más amplia en el futuro.

Si usted dice que las mujeres llegaron a un punto de gobernar, incluso algunas wilayas, y habla de una igualdad entre hombres y mujeres en la sociedad saharaui, ¿por qué hoy no hay gobernadoras? ¿por qué el retroceso?

Cuando hicimos esas conferencias llegamos a la conclusión de que todo lo que habíamos hecho, que para nosotras era único, era exactamente igual a lo que habían hecho muchas mujeres en muchos países, mujeres que vivieron en situaciones de guerra o exilio, y conocimos que cuando se consigue la independencia las mujeres suelen regresar a su papel tradicional y tenemos el ejemplo de Argelia y otros muchos países. Eso fue algo importantísimo que nos enseñó que debemos reconstruir nuestras estrategias y aprovechar este proceso e intentar crear unas bases más solidas que puedan ser garantías para nuestra paz.
Lo primero que hicimos fue demandar una institución ejecutiva que puede trabajar el tema de asistencia social para separar el papel de asistencia social y trasladarlo a una institución ejecutiva, pues en ese tiempo nos dábamos cuenta que casi el 75% de nuestro tiempo lo teníamos dedicado a temas de asistencia social, es decir proyectos de la Unión Nacional de Mujeres Saharauis, y no teníamos mucho tiempo para dedicar al tema de la mujer. La respuesta del Polisario fue muy importante, eso fue en el congreso del 2003, el noveno, donde reconoció esa demanda y creó una Secretaría de Estado para ese tema. La unión de mujeres es parte del Frente Polisario pero no es parte del gobierno y en ese congreso conseguimos que se haga como un ministerio para las mujeres, que nos permite tener nuestras demandas, tanto en el movimiento, como en el gobierno.

Luego vimos la necesidad de construir espacios propios para las mujeres, ese proyecto al final se ha convertido en las casas de mujeres y ahora son casas que están por todos los campamentos, son un espacio donde las mujeres pueden hacer charlas, cursos, e intercambiar opiniones e ideas y hablar de qué quieren las mujeres realmente y cómo quieren ellas desarrollar sus estrategias y actividades. Entonces, esto nos ha permitido que la unión nacional de mujeres pueda elaborar su agenda de trabajo para que sea parte en la agenda del gobierno y para que todos los gobernadores a nivel nacional y local sean obligados a predicar y hacer todo lo que está en la agenda del tema de mujeres.
En este programa también estamos intentando trabajar políticas de género, que es algo que si habíamos trabajado antes, pero lo habíamos hecho solamente con mujeres. Al final, hemos visto que no lo estábamos haciendo bien porque no se trata de llegar solamente a las mujeres sino a la sociedad en general. Y como los primeros años no nos han permitido hacer este trabajo con los hombres, pues ahora en el proceso de paz estamos haciendo debates, charlas y actividades mixtas, donde también participan hombres. Gracias a esto, en el congreso 10 del frente Polisario el número de las ministras pues ha llegado a tres en nuestro gobierno, o sea, ya no solamente son gobernadoras.

También teníamos dos en el frente Polisario y llegábamos a 24 representantes en el parlamento, como en el congreso pasado del frente Polisario se marcó como prioridad trabajar el tema de mujer, hemos llegado a poner una especie de cuota para que los grupos parlamentarios y regionales por lo menos tengan dos mujeres, y hemos logrado en dos unidades tener 3 en vez de dos. Como una experiencia piloto, ahora ya sabemos que realmente no se tiene suficiente con muchas mujeres, sino que es más importante tener mujeres con la conciencia política para el tema de las mujeres en las instituciones políticas.
 Luego empezamos a hacer un plan de acción donde recalcábamos el tema de la participación política con muchos cursos sobre políticas de género, sobre el empoderamiento de las mujeres, el tema de liderazgo, el tema de la igualdad, la democracia, y las técnicas de participación para animar a las mujeres a que participen y para que pueda haber una presencia visible, ya que no es justo que mujeres tan trabajadoras no sean visibles. Al final hubo elecciones municipales donde hemos conseguido casi el 24% de mujeres responsables políticas a nivel local. En el tema de los gobernadores locales, solamente tenemos 3 de 27 campamentos y estamos trabajando ahora porque queremos que este congreso sea un inicio para los próximos cuatro años.

Empezamos a trabajar este tema casi desde hace un año en el congreso de las mujeres que fue en abril, donde se enmarcaron las prioridades en este aspecto, y el tema de la participación política fue una línea más importante. Hemos tenido muchos seminarios, especialmente para dar a conocer las oportunidades que el Polisario ofrece y que todavía no están bien aprovechadas por parte de las mujeres. Porque hay muchas oportunidades realmente, en la constitución está muy clara la importancia que le da el Polisario al papel de la mujer, pero todavía no se aprovechan esas cosas.  Por ejemplo, en algunos países las mujeres han luchado para conseguir el voto, las mujeres saharauis no lucharon para conseguir su voto, sino que el frente Polisario va haciendo parte de su ideología la participación de las mujeres; fue algo muy natural, que todas las leyes tiene que tenerlo incluido, el problema es que las mujeres no ejercen ese papel.

Luego también hicimos seminarios sobre la cuota. El problema que tenemos ahora no es que nuestra sociedad no la acepte, es que las mujeres piensan que la cuota es una humillación, porque dicen que en esos 16 años de guerra habíamos demostrado nuestras capacidades, estuvimos solas en la gestión de los campamentos e hicimos mucho, entonces el hombre saharaui debe reconocer esa capacidad y por lo tanto no hay necesidad de pedir la cuota; las mujeres saharauis son el motor de esta sociedad y esa participación tiene que ser algo natural.
Entre ayer y hoy hemos conseguido que en la comisión preparatoria del congreso y también en la reunión final del secretariado del Frente Polisario se acepte una cuota, donde de los 29 miembros que van a ser elegidos, por lo menos 4 deben ser mujeres. Pero todavía no se ha llegado a una conclusión porque hay grupos que dicen que es una discriminación al hombre mencionar a 4 mujeres; hay otros que dicen que poner sólo 4 es una injusticia sabiendo el papel de las mujeres; otros dicen que no hay que poner ni mujeres ni hombres, hay que dejarlo como está. Pero si lo dejamos como está, puede que no consigamos ni una mujer en la dirección.

¿Existe en el diario vivir una igualdad pero cuando se refiere a poder político existe una cierta forma de machismo?

Las condiciones para las elecciones de las personas tienen muy en cuenta el tema de la mujer. Porque en la constitución y la ley las condiciones que se marcan son también otra posibilidad para incorporar a las mujeres. El problema es que hay mujeres que dicen “yo quiero votar y elegir un hombre, no quiero elegir una mujer” así como hay hombres que piensan de la misma manera. Entonces el problema no son las leyes ni la Constitución en sí, sino las mentalidades. Es otro campo que hay que trabajar, pero yo creo que al final vamos a conseguir esta meta.
Con esas 4, nuestro objetivo era conseguir una participación del 20% y somos el primer país árabe que tiene ese porcentaje, sobre todo en el parlamento, donde tenemos 34, y de los países de África no sé si somos el sexto o el séptimo,  porque nosotras también somos miembros de una comisión que ha creado la Unión Africana este año, llamada la Comisión de los Treinta, que controla la aplicación de la década de la mujer africana que se inició con la cumbre de los países africanos en 2010 donde durante 10 años se tiene como prioridad el tema de la mujer incluyendo el tema de la participación política. Todos los países miembros están obligados a respetar los objetivos de la década, entonces esto se convierte en una garantía más para conseguir cada día pasos importantes.

¿Qué ha posibilitado que en el Sahara Occidental las mujeres hayan tenido un papel igualitario frente a los hombres, a diferencia del resto de países vecinos?

Como decía en principio, yo creo que la cultura influye en esto. Otra cosa que influye es la forma de practicar la religión en nuestra sociedad. En nuestro país somos 100% musulmanes, pero para nosotros es muy importante la igualdad. La educación es algo todavía muy nuevo en la sociedad saharaui, el tener gente especialista, gente con estudio. Yo creo que a finales de los setentas, años ochentas es cuando los saharauis pudieron tener la oportunidad de estudiar, de ir a la escuela.
Pero antes, las únicas escuelas eran las coránicas y a pesar de esto tenemos otra visión, otra interpretación del Islam, nos fijamos en cómo Mahoma vivía en su tiempo y de ahí sacamos los ejemplos que tenemos que seguir; por ejemplo, la mujer de Mahoma era muy importante y era comerciante, él la conoció porque trabajaba en su comercio. Existían también otras mujeres importantes que participaban en las guerras santas. Esto significa para nosotros que la mujer siempre ha podido participar en todo, incluso daban clase de Corán que era la única escuela y ese es el ejemplo que tenemos que seguir. Luego también los que hemos conocido el Corán podemos decir por ejemplo, que la palabra mujer y la palabra hombre se han mencionado en el Corán de una forma igualitaria, o sea, el mismo número de veces y en los versículos del Corán hay un llamamiento que dice “los creyentes y las creyentes”, porque no se tiene suficiente con los creyentes, aparte que en el árabe no existe esa diferencia.

En el idioma árabe, normalmente ellos es genérico, pero en el Corán no. En el Corán se dice las creyentes y los creyentes, las musulmanas y los musulmanes. trozo que dice que los que realmente conocen a Dios son los que tienen más conocimiento, porque son los que tiene la posibilidad de reflexionar sobre el universo y se puede rescatar esa fuerza y esa existencia de Dios. Luego se habla de la igualdad, y dice que no hay diferencia ni entre mujer ni hombre, ni entre blanco ni negro, sino que la única diferencia es el buen trabajo. Por eso las cosas más importantes son la colaboración, el respeto a los demás y si tu quieres colaborar tienes que aprender y tienes que trabajar, sino ¿cómo vas a hacerlo? Así es como interpretamos el Corán y el Islam.

¿Existe la mutilación genital femenina en la sociedad saharaui?

Este tema es algo que ha venido de África. El Sahara occidental era un territorio que había sido un paso de comercio entre Europa y África, y en ese tránsito es normal que se cree una relación y es normal que se cree una nueva convivencia. En el pasado sí que ha habido casos, pero yo creo que desde los años 70 para acá ya no existe este fenómeno, y aunque trabajamos mucho con las organizaciones de mujeres africanas que tiene este tema como una prioridad, es algo que no existe en nuestra sociedad.

¿Se habla en el Sahara Occidental del tema de la homosexualidad?

Hay dos temas que realmente no trabajamos. Uno es la planificación familiar, es algo que nos diferencia de muchas organizaciones de mujeres por nuestra situación política. Las mujeres sabemos que es una tarea que no es fácil pero también sabemos que sin nuestra nación y sin nuestro reconocimiento no seremos nadie, entonces es un sacrificio añadido por obligación porque realmente todas queremos conseguir la independencia; ninguna mujer saharaui le da mucha importancia a la planificación familiar, la mayoría quiere tener muchos hijos.
No hay ninguna obligación para que una mujer tenga uno o diez hijos, es algo que depende de cada una y de cada matrimonio, por eso nuestra organización no tiene el tema como una prioridad, sino más bien trabajar con el gobierno para que los hospitales tengan buenas condiciones, que las guarderías tengan buenas condiciones y las escuelas, porque las mujeres no quieren tener hijos que al final no puedan ser bien atendidos. Trabajamos también a nivel de la salud reproductiva de las mujeres, mayormente, el tema de la sensibilización para apoyarlas y fortalecer la relación entre las mujeres embarazadas y los hospitales. Nosotros tenemos otra tradición que es el parto en las casas, porque tenemos comadronas tradicionales y tampoco se trata de marginar esas tradiciones sino intentar apoyar a esas matronas tradicionales para que tengan formación actual y un material adecuado para apoyar a las madres.

El segundo tema que no tratamos es el de la homosexualidad porque realmente es un tema en el que la gente todavía no nos apoya, es algo todavía muy rechazado en nuestra sociedad, al igual que el de tener hijos por fuera del matrimonio, donde trabajamos conjuntamente con el gobierno para atender a los pocos casos donde las madres son rechazadas por sus familias.

¿Trabajan con el tema de VIH?

Eso es un tema que trabajamos en colaboración con la organización de juventud para sensibilizar, intentar dar a conocer este problema y hablar de las causas y las consecuencias. Hasta ahora no se conocen casos, pero no sabemos si realmente no hay o no se han podido identificar.

Para finalizar ¿cuál es la proyección de la mujer saharaui en la causa y en la sociedad?

La mujer saharaui quiere ser parte muy importante en esa nación saharaui pero mantener también su posición dentro de la familia y la sociedad. Nosotras tenemos en esta cultura muchas cosas que trabajar y valores que mantener. Por ejemplo, tenemos muchos refranes que demuestran estas cosas, se dice que la caballerosidad de un hombre se mide a través de su respeto a la mujer. Estamos trabajando ahora el tema de regulaciones en torno al divorcio y mantener la situación en la que la mujer divorciada celebra una fiesta, financiada por sus amantes, para manifestar que es libre. También tenemos una cosa que cuando se celebra el divorcio está muy mal visto que el hombre se lleve lo mínimo del hogar y es la mujer la que se queda con el hogar y con todo. Queremos plasmar esos valores y transmitirlos en la ley, porque también sabemos que la sociedad saharaui está cambiando y quizás esos valores se puedan perder, como es natural, entonces queremos aprovechar esos valores ahora y plasmarlos en nuestras leyes para que queden para siempre.



31/10/2012
Boletín de Estudios Africanos
Estudios Africanos – Universidad Externado de Colombia
Entrevista a Sultana Jaya: Activista por los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados del Sahara Occidental





Por: JerónimoDelgådoCaicedo
Coordinador–EstudiosAfricanos
jeronimo.delgado@uexternado.edu.co
Ante todo muchísimas gracias por hacer llegar nuestro mensaje al mundo y todo lo que hemos sufrido, de violaciones y de sufrimientos desde 1975 hasta hoy en día.
Desde 1975 tenemos miles de mártires, de secuestrados y desaparecidos. Nos han dividido en dos partes; una mitad vive aquí en los campamentos de refugiados y la otra vive bajo la ocupación marroquí.  Hoy en día tenemos 61.000 desaparecidos que no sabemos su paradero, tenemos mil mártires que han muerto en cárceles marroquíes bajo tortura; inclusive hay una mujer llamada Dumaha que ha muerto dando a luz bajo la tortura en una cárcel marroquí. También niños  que han sufrido entre 16, 12 y 8 años secuestrados
Con la Intifada, que fue un alivio para ellos, el pueblo Saharaui ha salido a manifestar su voluntad y deseo de libre autodeterminación de la manera más pacífica, sin indeseada violencia. La Intifada comenzó con secuestros y detenciones, hasta el punto que cuando llegaba la noche los ciudadanos no creían que iba a amanecer por la presión de la policía marroquí.

Un ejemplo muy claro es el del campamento de refugiados en el que están maniatados los saharauis que han demostrado al mundo quienes son, que han mostrado que pueden resistir y que están muy seguros de lo que quieren.
Esta es la fuente de la primavera árabe, por la que se han derrumbado presidentes. Por desgracia, el mundo no le ha dado todavía la importancia que se merece hasta este momento.  El Campamento de Gdeim Izik se componía de 28.000 habitantes saharauis. Fueron 29 días cercados por la seguridad marroquí, bajo la sombra de los aviones marroquíes. Y a pesar de todo esto han desafiado esta fuerza y han desafiado a los marroquíes para demostrarle al mundo quiénes son y qué es lo que se merecen. La víctima fue un niño de 14 años que fue muerto a disparos.

Desde el 8 de noviembre que fue la intervención de la fuerza marroquí en el campamento de Gdeim Izik fue exactamente después del discurso del monarca marroquí en el que amenazaba a los Saharauis, e inducía a su ejército para que violase todos los derechos que había que violar para desmantelarlos.
Entre los secuestrados, encarcelados y detenidos del campamento se encuentran seis mujeres en la cárcel negra marroquí. Cuestión que muestra la presencia de la mujer saharaui al lado del hombre en la lucha diaria por la independencia. Fueron detenidos también un grupo de activistas saharauis y fueron llevados frente al tribunal militar, que para nosotros es una pena de muerte anticipada. En el que ya llevan un año y dos meses y se no les ha dicho nada. Privados de sus familias, que manifiestan dos veces a la semana, se les ponen todos los impedimentos a la hora de visitarlos, desde la tortura hasta el insulto, llegando hasta el punto de mancharles su honor.
Y lo que pasó en septiembre en la ciudad de Villa Cisneros que fue tomada por el ejército marroquí, fueron víctimas quince activistas de Derechos Humanos que están en la cárcel negra de Marruecos. Hasta hoy en día se están practicando todo tipo de violaciones en los territorios ocupados y hacemos un llamado al mundo entero para que vengan y vean todas estas violaciones que se están practicando y sólo pedimos poder vivir como cualquier ser humano, vivir libres y con dignidad.

Como punto final, volvemos a hacer un llamado al mundo entero para que se presente y vea todas las violaciones y nuestros casos. Entre ellos está el mío que perdí mi ojo en una manifestación en el 2007 en reivindicación de la libre autodeterminación de los pueblos. He perdido mi ojo pero no he perdido la verdad de mi patria, he perdido mi dignidad y eso es lo que quiero recuperar.

¿Cómo es la vida de un Saharaui en tres términos: derechos civiles, salud y educación?

No tienen vida en los territorios ocupados. No tienen vida, en todos los sitios, hospitales, centros de educación, etc., se practican las mismas violaciones y los mismos impedimentos y la misma tortura.

¿Cuál es la relación entre marroquíes y saharauis en los territorios ocupados?

Le deseamos al pueblo marroquí la buena vecindad y somos pueblos amigos y que tengan la conciencia que somos iguales y pueblos amigos y vecinos. Muchas personas tienen en su cabeza impregnada la idea del reino marroquí por desgracia.
Nunca se han integrado los dos pueblos, ni el saharaui con los marroquíes ni viceversa. No tienen relación ninguna.  Incluso hay una presión de los marroquíes para que los saharauis vistan como ellos y hablen como ellos, lo que hace que la convivencia sea muy difícil, no imposible.

¿Cuál es la ruta que siguen los saharauis que vienen a los territorios ocupados? ¿Hay algún tipo de barrera?

El Aaiún – Casablanca – Argel – Tindouf.  Pero esto no se ha logrado de la noche a la mañana, desde luego ha costado sudor y lágrimas, vidas incluso. El primer grupo que rompió esta barrera fue un grupo de siete jóvenes que al regresar de su visita a los campamentos de refugiados no sólo fueron apresados sino que fueron llevados a cortes marciales. En solidaridad, activistas saharauis organizaron un segundo viaje e hicieron la misma ruta para que Marruecos los meta presos o terminar de sacar de prisión a aquellos primeros viajeros. Por lo tanto, esta facilidad de llegada no se ha logrado por voluntad marroquí sino por el sacrificio de muchos jóvenes y activistas que han roto estas barreras. De muchos años trabajando por estos jóvenes que fueron a prisión sin juicio. Se reitera que esto ha sido debido a la voluntad de los saharauis que han tenido que pasar por otros países, si se enteran que estuvieron aquí les costará cárcel.

Este grupo de 52 que viene ahora al congreso [del Frente Polisario en Tifariti]; entre jóvenes, mujeres y hombres, lo hace a sabiendas que las represalias es que vayan a prisión. Este desafío lo hace el grupo que viene al congreso y sin excepción lo sigue haciendo y hay una movilización de seguridad militar marroquí dentro de los territorios. Por lo tanto a sabiendas de eso deciden venir al congreso sin importar que puedan ir a prisión, pero sólo así con voluntad se puede romper este cerco mediático y real sobre los saharauis.

¿Con qué pasaporte viaja?

El pasaporte marroquí no es algo que deseo ni quiero, pero no puedo salir sin este documento. Marruecos quiere imponernos que tengamos la nacionalidad marroquí, pero ellos aún así van a defender su nacionalidad e incluso con el pasaporte marroquí van diciendo ésta no es mi nacionalidad, por lo tanto, para mí, es un título irreal.

¿Hay algún tipo de diferencia entre el trato que se le da a los hombres, mujeres y niños en el territorio ocupado por Marruecos?

Estamos acostumbrados, e incluso el mayor maltrato y la mayor humillación la reciben los hombres y los jóvenes que las mujeres y los niños, porque los hombres que nacieron en el Sahara Occidental la han recibido toda su vida, más que las mujeres y los niños, pero los marroquíes no distinguen entre género ni edad. Es realmente alarmante el maltrato hacia la mujer y esta barbarie la vemos en el Sahara, algo que nunca habíamos visto en toda la vida que es maltratar a mujeres y a jóvenes. Para los marroquíes esto es probablemente normal, pero para una sociedad como la nuestra, donde la mujer tiene un  protagonismo, es una barbarie mayúscula, pero es la vida diaria, estamos adaptados al maltrato para las mujeres que son las que llevan todas las manifestaciones de lo peor: que violen frente a ellas a sus hijas, que golpeen a sus hijos, eso es el pan nuestro de cada día.
Yo he tenido la posibilidad de estar en foros internacionales denunciando esta represión y algún tipo de reconocimiento internacional. Recientemente estuve en una manifestación pacífica, en septiembre y pensando que se ha mejorado un poco la situación después de toda la presión internacional. Sin embargo, me golpearon queriéndome sacar el ojo que ya tenía dañado. Lo que quiere decir que los marroquíes no atienden a los reclamos internacionales.

¿Es viable entonces la continuación de la resistencia pacífica?

Sabemos que tenemos el derecho de subsistir y esa es la mayor razón que nos mantiene, aún a pesar de toda esta forma de opresión y represión marroquí. Sabemos que tenemos la mayor arma, tenemos el derecho y simplemente la mejor manera de hacerlo es seguir luchando pacíficamente.  Existe la idea de que la razón es simple pero sabemos que nos asiste el derecho, pero la fuerza bruta descompensa el ejército clásico con una voz y unas normas claras.
Sabemos que la libertad es nuestra cara y es una agrupación de jóvenes que conoce bien Marruecos y sabe que el precio es alto que pagar por esta libertad. Tanto es así, que casi no pensamos ya en nosotros disfrutar la libertad sino que las próximas generaciones lo puedan hacer. Para ello estamos dispuestos a darlo todo, esto es parte de un convencimiento que con los marroquíes se requieren sacrificios enormes como los que estamos haciendo en el Sahara Occidental, para que las nuevas generaciones disfruten de un Sahara libre e independiente.

¿Cuál es su mensaje para los colombianos que van a leer esta entrevista?

Un saludo a todos los colombianos, ya que tuve la posibilidad de estar en Bogotá, expreso gratitud y felicitaciones por la solidaridad que siempre han brindado al Sahara Occidental. Me sentí muy cerca de los colombianos y tan reconocida y tuve la posibilidad de estar en la comisión de derechos humanos y reitero que lo que pasó en esta comisión dejó muy claro que Colombia no está muy lejos sino muy cerca de Sahara Occidental. Lo que pasó en la Universidad Nacional tanto como en las universidades privadas, en las que di conferencias, lo agradezco en nombre de todos los presos políticos saharauis de los que viven bajo la ocupación militar y que viven pendientes de esa voz que desde la distancia los valora y los reconoce y lo agradece infinitamente y les desea lo mejor.




21/12/2011

AMINATU HAIDAR 

(EL AAIÚN, 1967) HABLÓ CON BERRIA EL DÍA EN QUE SE CUMPLIÓ UN MES DE LA DESTRUCCIÓN POR MARRUECOS DEL CAMPAMENTO DE AGDAIM IZIK. RESPONDIÓ A LAS PREGUNTAS, DESDE SU CASA DEL BARRIO DE ZEMLA DEL AAIÚN, CON TANTA FIRMEZA COMO SENSIBILIDAD. QUERÍA VER CON SUS OJOS LO QUE LE CONTABAN Y AHORA LO ESTÁ DIFUNDIENDO DESDE SU PAÍS NATAL. 
Ha iniciado la investigación como presidenta del grupo de de defensores saharauis de los derechos humanos (Codesa) y dice que no se rendirá hasta que todo se aclare. Esta vez no ha tenido problemas para entrar en el Sáhara Occidental, a pesar de que en el aeropuerto se declaró saharaui. Hace un año le prohibieron la entrada por eso mismo y tuvo que hacer una huelga de hambre de 32 días en Lanzarote, acción con la que se convirtió en un símbolo de la resisten
 cia pacífica.
A continuación mostramos la entrevista realizada.

www.sinpermiso.info, Daniel Escribano.




Se ha cumplido un mes desde que destruyeron Agdaim Izik.   ¿Cuál es la situación actual en El Aaiún?

La situación sigue igual. Hay detenciones a diario. Hoy mismo [8 de diciembre] han detenido a dos activistas y ayer [7 de diciembre] detuvieron a otros tres. La policía está registrando casas continuamente en búsqueda de activistas proderechos humanos y de jóvenes que actúan en la resistencia. El Aaiún está en estado de sitio, todavía hay muchos militares en la calle, sobre todo en los barrios saharauis, aunque muchos vayan vestidos de paisano. Los saharauis llevan un mes escondidos en casa, por miedo a salir a la calle. Los ciudadanos están atemorizados. Ahora tienen un doble temor, por un lado de la policía y, por el otro, de los colonos, que entran en las casas de los saharauis a hacer pillaje, robar bienes, amenazar, y no sólo aquí. En las ciudades marroquíes también se está acentuando el acoso contra los saharauis; han tenido que renunciar a llevar sus propias vestiduras, la melhfa y el darra, para salir a la calle. Eso está pasando en Rabat, Casablanca y Agadir. Las autoridades y la prensa marroquíes han avivado el odio en los corazones de los ciudadanos y a eso sólo se le puede llamar chauvinismo. Es una pena, porque los saharauis no tenemos nada contra los marroquíes; el problema lo tenemos con el régimen.

Ha empezado a investigar por su cuenta lo sucedido en Agdaim Izik. ¿Qué sabe hasta ahora?

Marruecos ha perpetrado una masacre y no me rendiré hasta que se sepa toda la verdad. Por eso he vuelto. Estos días he estado recopilando información e investigaré todos los detalles. En este momento no puedo decir que haya habido genocidio, puesto que no sabemos a cuánta gente han matado ?hasta el momento sabemos de cuatro casos?. No sabemos cuántos hay en cárceles negras, hospitales militares y comisarías; en muchos casos, los familiares no han podido verlos; lo que sabemos es que, los que han salido, han sufrido todo tipo de torturas, en algunos casos también ha habido violaciones en el mismo hospital. Es increíble. Los abogados han dicho que los saharauis que han sido llevados ante los jueces presentaban signos de tortura y estaban en muy mal estado. Es terrible todo, no sólo lo que sucedió en el campamento, sino también todo lo que ha venido después. Parece que estemos en los años de plomo de Hassan II.

Se dijo que había fosas comunes. ¿Sabe algo de  eso?

Como activista proderechos humanos no puedo confirmarlo ni desmentirlo; no tengo información al respecto.

Marruecos prometió que realizaría una investigación. ¿Ha hecho algo?

Ya no tengo confianza alguna en eso que dice Marruecos. En caso de que haga alguna investigación, será parcial, una investigación que tape totalmente lo que ha ocurrido en realidad y que sólo diga mentiras. Si la justicia marroquí no es independiente, ¿cómo lo van a ser las demás instituciones? Todas son corruptas y, por tanto, carecen de todo crédito para nosotros.

Has iniciado la investigación. ¿Tienes libertad de movimientos?

Sí, es sorprendente, pero es así. Tengo a la policía todo el día detrás, pero a distancia, no se me acercan ni me ponen trabas, pero eso puede cambiar mañana mismo.

Esta vez no le han puesto impedimentos para entrar en el Sáhara. El año pasado, en cambio, no pudo volver al país natal y por eso realizó una huelga de hambre de 32 días. ¿Cómo está de salud?

Tras los últimos sucesos me he debilitado, ya que me han causado gran dolor y mi estómago lo ha notado. El dolor todavía es grande, las consecuencias de la huelga de hambre no se han aliviado totalmente, pero, como decimos los saharauis, estoy bien. Sé muy bien que para obtener la libertad de nuestro país, para que reconozcan nuestros derechos, tengo que luchar, aunque a veces tenga que sacrificar cosas; ésa es una convicción muy seria en mí y del mismo modo que necesito comer, debo trabajar por mis convicciones. No me puedo rendir, ya que soy una mujer con principios. Mantengo la esperanza, puesto que la firmeza del pueblo saharaui es grande y la solidaridad internacional, amplia.

Durante estos días, las proclamas de guerra han sido mayores que nunca. ¿Estallará la guerra?

Marruecos está avivando la guerra civil entre los dos pueblos y eso puede ser malo. Y, por otro lado, es verdad que los jóvenes saharauis están llamando a la guerra y a los activistas proderechos humanos nos cuesta más que nunca calmarlos; les llamamos a la resistencia pacífica, pero no lo logramos, ya que hay mucha rabia, están acosados, también en las escuelas. Denuncio todas las acciones de violencia, también las de los saharauis, porque me duelen, pero la comunidad internacional es la única responsable de lo sucedido en el pasado y de lo que ocurra en el futuro.

¿Qué opinión tiene de la posición adoptada por la comunidad internacional en esta crisis?

Los saharauis somos víctimas de la hipocresía de la política internacional; otra vez ha actuado por intereses y su silencio me ha desilusionado. Ha pasado lo que ha pasado porque no existen mecanismos para defender los derechos humanos, y es inaceptable que no se realicen investigaciones independientes para aclarar lo sucedido. No denunciar a Marruecos es pura hipocresía.

¿Y de la posición española?

Ésa no me ha cogido desprevenida. Basta con recordar lo del año pasado. Fui víctima directa de esa hipocresía.

Entrevista realizada por Kristina Berasain.





08/02/2010


entrevista a Djimi El Ghalia, compañera de prisión de Aminatu Haidar

Djimi El Ghalia (Agadir, 1961) es la vicepresidenta de la Asociación Saharaui de Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos (ASVDH). El Ghalia denuncia el escaso eco que tiene en el mundo el conflicto del Sáhara Occidental y, para ejercer el derecho a decidir, pide a los países poderosos que presionen a Marruecos. Esta activista saharaui partidaria de las vías pacíficas de lucha estuvo desaparecidaentre 1987 y 1991, encerrada en una cárcel negra marroquí. “Estábamos con los ojos cerrados; no sabíamos dónde ni si sobreviviríamos, pero no teníamos miedo ni tampoco lo tenemos ahora.” Aminatu Haidar estuvo en la misma celda y son amigas desde entonces. La entrevista la realizaron Ixiar Zubiaurre y Allande Sokarros. 




  ¿En qué situación se encuentra ahora Haidar, después de volver a casa y de una huelga de hambre de más de un mes? 

Podría decir que está en una situación harto difícil. En efecto, no le dejan relacionarse con sus compañeros ni con sus familiares que no sean directos, como por ejemplo la familia materna. En general, las autoridades marroquíes pisotean los derechos de Haidar y las provocaciones de los policías que vigilan su casa ocurren cada día. También acosan a sus vecinos. En lo tocante a su salud, se va recuperando lentamente, pero todavía tiene muy baja la tensión. 
Según algunas informaciones, han sido detenidas algunas personas que han intentado relacionarse con Haidar. Concretamente,

 ¿qué tipo de medidas ha adoptado Marruecos para impedir la expresión de solidaridad con Haidar? 

El mensaje que Marruecos quiere transmitir claramente es el siguiente: “tenemos todos los medios para acosar a Haidar, aunque tenga reconocimiento y protección internacionales como activista pro derechos humanos”. Por ello, es cierto, sí, que han amenazado a mucha gente que quería animar y expresar su solidaridad a Aminatu Haidar, y a algunas personas incluso les han golpeado. Esta violencia la han utilizado sobre todo contra mujeres, seguramente porque saben bien que la sociedad saharaui da a las mujeres un lugar crucial y les tiene gran respeto. 

¿Qué le parece que se haya dado permiso a Aminatu Haidar para entrar en el Sáhara Occidental después de una huelga de hambre que ha durado más de un mes? 

Una de las conclusiones que puede extraerse de lo ocurrido es que, por encima de todo, trabajar por los derechos humanos y las vías de lucha pacíficas vencen. 


¿Qué opina de la actitud y el comportamiento de las autoridades españolas durante la huelga de hambre de Aminatu Haidar? 

No tengo en buena consideración la actuación del Gobierno de España, la expulsión de Aminatu Haidar, las graves vulneraciones de sus derechos fundamentales y, en general, la postura que ha tenido desde 1975 en lo atinente al conflicto del Sáhara Occidental(1). 
Las organizaciones de defensa de los derechos humanos -incluida la suya- han destacado que Marruecos ha aumentado el acoso al pueblo saharaui, especialmente desde el verano de 2009. ¿Cómo se explica esa actuación en los territorios ocupados por Marruecos?

El acoso de Marruecos es cotidiano, ininterrumpido. La cuestión es que, desafortunadamente, como consecuencia de los obstáculos impuestos por Marruecos a la difusión de información, lo que sufrimos aquí a menudo no tiene gran repercusión en el ámbito internacional. Si Aminatu Haidar hubiera realizado la huelga de hambre en nuestro país, casi nadie habría tenido noticia de ella. Prueba de ello es que en 2005 la propia Aminatu Haidar y una miríada de presos políticos saharauis hicieron una huelga de hambre de 43 días en la cárcel de El Aiaun. Esta noticia, empero, no tuvo difusión. Por tanto, debe decirse con claridad que el acoso de Marruecos ha existido siempre y que jamás se ha suavizado. 

El mediador nombrado por la Organización de Naciones Unidas Christopher Ross está intentando nuevamente reactivar el proceso de conversaciones entre el Frente Polisario y el gobierno de Rabat.

¿Qué puede esperarse de esa iniciativa? 

Apoyamos los esfuerzos realizados por el señor Ross y siempre esperamos que algo pueda obtenerse de ellos. Sin embargo, sin la intervención sincera de las grandes potencias mundiales, esto es, mientras la resolución del conflicto del Sáhara no esté en su agenda estratégica, no habrá soluciones justas. No obstante, la vía de solución es muy clara, a saber, dar la palabra al Sáhara Occidental para que decida su futuro. 

Si en fechas próximas no hubiere un referéndum sobre el derecho a decidir, ¿cuáles serían las vías alternativas que contemplan para resolver el conflicto del Sáhara? 

El referéndum es la vía adecuada, esto es, la que dará la verdadera oportunidad de que el pueblo del Sáhara Occidental elija la proclamación de independencia o la petición de autonomía. Sólo el propio pueblo tiene el derecho a decidir, sin que nadie le imponga una vía. 

A su juicio, ¿debería intervenir en algo la comunidad internacional? 

En tanto activista pro derechos humanos, yo misma he impulsado siempre las vías pacíficas a fin de dar solución a este conflicto. No obstante, la comunidad internacional debe actuar con firmeza y claridad para que ambas partes cumplan la legalidad internacional y detener las consecuencias del conflicto que está sufriendo la población. A este respecto, la comunidad internacional debe intervenir en las tareas de pacificación de esta región y en el camino al desarrollo del Gran Magreb, de los países del Magreb. 
Usted misma también ha pagado caro su compromiso con la solución, ya que estuvo recluida en una cárcel negra. 

Ésa es la acción más inhumana. En las cárceles ocultas de Marruecos se sufre la misma situación que la que aparece en las famosas fotografías de la cárcel de Abu Graib, pero sin repercusión en los medios de comunicación. Centenares de familias saharauis hemos sufrido el dolor de las desapariciones. En lo que a mí me atañe, por ejemplo, mi abuela materna está desaparecida desde el 4 de abril de 1984. Desde entonces no hemos tenido noticia suya alguna. 

N. del t.: (1) El 16 de octubre de 1975 el Tribunal Internacional de Justicia se pronunció en favor del ejercicio del derecho de autodeterminación para el Sáhara Occidental, a la sazón colonia española. No obstante, ante el anuncio del rey de Marruecos, Hassan II, de una marcha de súbditos sobre el Sáhara, y ante la grave descomposición que sufría en aquella época el régimen franquista, el gobierno español optó por la evacuación de la colonia sin presentar la menor resistencia a la invasión marroquí. El 21 de octubre, el ministro secretario general del Movimiento del gobierno franquista, José Solís, mantuvo una entrevista con el monarca marroquí, durante la cual admitió que “España quiere salir a toda costa del Sáhara”, “queremos salir en paz y por encima de todo seguir en buenas relaciones con Marruecos”, se comprometió a “ayudar a Marruecos para que éste sea quien acabe incorporándose el Sáhara”, así como proclamó “solemnemente ante V. M. que no queremos la independencia [del Sáhara], que lo que necesitamos es cubrir las formas y salvar nuestros compromisos y que estamos de acuerdo en que el Sáhara sea para Marruecos”. 

El 3 de noviembre el primer ministro marroquí, Osman, y el gobierno franquista acordaron la retirada del ejército español de una zona fronteriza de diez kilómetros, cosa que permitía la irrupción de los colonos marroquíes en territorio saharaui. El día 14 los gobiernos franquista, marroquí y mauritano firmaron los Acuerdos de Madrid, por los cuales los firmantes se otorgaban a sí mismos la administración del territorio colonial hasta el final de la evacuación de tropas españolas (fijado para el 28 de febrero de 1976), que supuso la cesión de factode ésta a Marruecos. A cambio, el reino alauita reconocía a España derechos de pesca en aguas saharauis. A causa de la ocupación marroquí, la asamblea autónoma saharaui, la Yemáa, fue inmediatamente disuelta y tan sólo entre diciembre de 1975 y enero de 1976 huyeron del país cerca de 40.000 saharauis. Citaciones y datos extraídos de Javier Tusell y Genoveva G. Queipo de Llano: Tiempo de incertidumbre. Carlos Arias Navarro entre el franquismo y la Transición (1973-1976), Barcelona: Crítica, 2003, pp. 226-231. 



04/03/2008

ENTREVISTA | JADIYA HAMDIMINISTRA DE CULTURA DE LA REPÚBLICA ÁRABE SAHARAUI DEMOCRÁTICA»

«Como saharauis queremos conservar el español»

La Universidad donará dos ordenadores y formará técnicos en cooperación internacional para el Sáhara
Manuel Beceiro





Con una enorme humildad y sentida gratitud, Jadiya Hamdi -responsable de Cultura saharaui y también esposa del presidente de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática, Mohamed Abdelaziz- mostró ayer su satisfacción por la importancia que para su pueblo tiene la entrega de dos ordenadores, los primeros de que dispondrá su ministerio, por parte de la Universidad de Santiago (USC). La cooperación contempla también una campaña de recogida de instrumentos musicales, y un plan de formación de técnicos en cooperación internacional.

-¿Qué otro tipo de ayudas, además de ordenadores e instrumentos de música, necesita el pueblo saharaui?
-Bueno, pues ayuda política, humanitaria y de todo. Pero lo más importante es que hay una acción política de solidaridad con el pueblo saharaui a nivel del Ministerio de Cultura. Necesitamos seguro esta ayuda a nivel material, pero necesitamos transmitir el mensaje del pueblo saharaui a través de la cultura. Eso es lo más importante. -

¿En qué condiciones se viene desarrollando actualmente la enseñanza en los campamentos saharauis?
-En condiciones difíciles cuando un pueblo no está en su país. Se necesitan muchas cosas: la formación de la gente que imparte la educación, medios, clases... de todo. Pero lo más importante es que hay un proceso educativo muy interesante en la República Saharaui: el derecho de cada niño al acceso a la educación. Mas este proceso educativo no será como queremos sin la independencia, porque podremos formar nuestra gente mejor con un país libre.
-La mayoría de los estudiantes saharauis cursan su carrera universitaria en Cuba o Argelia.
 ¿No hay colaboración a nivel de educación con España y otros países europeos?
-Hay, pero no como queremos. Tanto España como algunas comunidades autónomas podrían recibir más estudiantes y pienso que en el futuro podríamos hacerlo mejor. El Ministerio saharaui de Educación trabaja en este camino.

-¿Lo ideal entonces sería que miles de jóvenes saharauis que estudian en Cuba pudiesen hacerlo aquí, más cerca de su tierra?

-Sí. Hay muchos en Cuba que tienen que volver a los campamento de refugiados y pierden la ocasión de seguir sus estudios. Entonces sería mejor darles otra oportunidad en España para continuar el bachillerato, estudios universitarios o máster.
-Comentaba usted antes que cuando tuvieron que huir de la persecución de Marruecos pidieron ayuda a España para la enseñanza del español, haciendo aquella oídos sordos, y que solo Cuba les prestó ayuda.

¿La situación ha cambiado?

-Nosotros conservamos el español como segundo idioma tras el árabe. Entonces, a nivel de la formación pensamos que con España podíamos hacerlo mejor. España debe entender que como saharauis queremos conservar esta lengua para mantener las relaciones históricas entre los dos pueblos.