lunes, 30 de julio de 2018

“Día de la Mujer Africana”

El 31 de Julio de 1962 fue institucionalizado el “Día de la Mujer Africana” durante una Conferencia de las Mujeres Africanas, realizada en Dar-Es-Salaam, Tanzania, en la que participaron representantes de 14 países y de ocho Movimientos de Liberación Nacional. 
Aquel acto fue la base, para que, en el año 1974, fuera creada la Organización Panafricana de las Mujeres (OPM), que tiene como objetivo permitir el cambio en la vida de las mujeres africanas, promover su progreso, la justicia y la paz en el mundo. 
La OPM al igual que la UNMS y las diferentes organizaciones de mujeres trabajan para garantizar la participación de las mujeres en la toma de decisiones, por el respeto de los derechos humanos, así como la eliminación de todas las formas de discriminación y violencia contra ellas.
El día de la mujer africana constituye un momento excepcional, pues destaca a nivel internacional la historia de las luchas por la libertad de expresión, el amor de la madre africana, así como su contribución al progreso y evolución de las sociedades. Este Día es una oportunidad para honrar a las mujeres de un continente lleno de desafíos, pero también lleno de posibilidades y de progreso por la liberación y la construcción de una sociedad tolerante e igualitaria en el marco de los objetivos y actividades a desarrollar en el programa marcado por la Década de la Mujer Africana 2010-2020.
 En este contexto las mujeres saharauis trabajamos sobre el terreno  para obtener   avances  a nivel de organización de la sociedad civil, especialmente la organización de  mujeres, los  jóvenes y discapacitados y, cuyos esfuerzos merecen el máximo reconocimiento al tratarse de una experiencia desarrollada en materia de democracia, igualdad y buena gobernanza  durante más de 43 años y en unas circunstancias adversas de exilio, además de la importancia  de los esfuerzos desplegados  por las instituciones  saharauis en materia de respeto a los derechos humanos.
Las mujeres saharauis en el exilio son el motor de una economía que se basa en la gestión ejemplar de la ayuda humanitaria que reciben los refugiados saharauis además de promover pequeñas iniciativas y autofinanciación que permite un autoabastecimiento y que sin lugar a dudas forma parte de la labor que realizan las mujeres africanas para reflotar las economías de las familias.
Las contribuciones de las mujeres africanas a la economía familiar, a los sistemas de producción de alimentos, y a las economías nacionales en general, está siendo reconocida progresivamente porque constituyen el 80% de las personas que implementan acciones de comercio transnacional, generando millones de dólares anuales en las economías de África Subsahariana.Sin embargo, la mayor parte de las políticas implementadas por los gobiernos han obviado estas contribuciones, por lo que las mujeres que desempeñan estas tareas actúan con muy poco o ningún apoyo institucional.
Diferentes instituciones internacionales (UN Women, Banco Mundial y ONGs) están trabajando a nivel regional y a nivel de país para favorecer el empoderamiento económico de las mujeres: programas de formación en negocios, programas de microcréditos, asistencia financiera, etc.…Estas instituciones también trabajan para eliminar otras barreras, como las que pueden representar las políticas y regulaciones comerciales que dificultan el acceso de las mujeres a los mercados. Las mujeres saharauis queremos felicitar a las mujeres africanas en este Día de la Mujer Africana y exigimos el fin de la ocupación de nuestro país por parte de Marruecos y sus fuerzas militares y policiales para que nuestra libertad sea una realidad que nos permita el cambio en la vida de las mujeres saharauis, promover con nuestro progreso, la justicia y la paz en nuestro continente y en el mundo.