domingo, 18 de febrero de 2018

Hoy 18 de febrero es el Día Nacional de la Madre Saharaui.

Hoy 18 de febrero es el Día Nacional de la Madre Saharaui. Este día es en memoria de una madre ,enfermera saharaui que en el transcurso del ejercicio de su profesión en un campamento de refugiados llamado Um Dreiga (sur del Sahara Occidental) es asesinada por las bombas de Andoain y fósforo blanco que tiraban los aviones de la invasión marroquí. Aquí un relato del profesor Gali Zubeir,un superviviente de aquella masacre.
Para no olvidar ...
La masacre de Um Dreiga .. Delito impune, no fue perseguido y sigue sin castigo
Hoy es el cuadragésimo segundo aniversario del brutal bombardeo marroqui a la población civil  saharaui, la población saharaui de Um Dreiga, que mató y asesinó a decenas de mujeres , niños y ancianos, que fueron asesinados y heridos como consecuencia de este ataque brutal, que se repitió durante tres días causando un éxodo masivo de cientos de miles de civiles saharauis de sus hogares para escapar del genocidio practicado por la ocupación marroquí y que perdura todavía como practica por la ocupación marroquí contra civiles saharauis.
A las once horas del 18 de febrero de 1976 cuatro buques de guerra 18 aviones marroquíes cayeron sobre el campamento de Um Dreiga, en el que se concentraba un numeroso numero de civiles saharauis que huían de la invasión mauritani_ marroquí y fueron bombardeados con fósforo blanco y napalm ,prohibidos internacionalmente, como pudo testimoniar la misión de la Cruz Roja Suiza, que recibió a los heridos más tarde.
La paradoja es cuando el piloto que bombardeó el asentamiento de Um Dreiga cae prisionero y ratifica los hechos sobre el bombardeo del campo de Um Dreiga tras hacer caer su avión , reconoció que le había dicho a sus comandantes que la población que estaba bombardeado es una población de civiles ,pero que las órdenes de sus superiores fueron que bombardeara el campamento sin dudar ...

Los horribles bombardeos con bombas se repitieron el 19 y el 20 de febrero de una manera traicionera que dejó decenas de víctimas y mutilados con heridas físicas y psicológicas profundamente arraigadas y vivas en nuestra memoria colectiva