martes, 27 de febrero de 2018

27 de febrero celebramos el 42º Aniversario de la República Árabe Saharaui Democrática.

 27 de febrero celebramos el 42º Aniversario de la República Árabe Saharaui Democrática.
Como es habitual, los refugiados saharauis. Así como la diáspora y los saharauis bajo ocupación marroquí, cada uno a su manera festeja esta efeméride en un ambiente festivo, acompañados desde hace más de cuatro décadas por personalidades extranjeras en representación de países y organizaciones amantes de la paz y la justicia.
Los desfilaron en trajes tradicionales que reflejan los diferentes aspectos de la cultura saharaui se entremezclan con los desfiles militares que rinden honores a una efeméride tan destacada para un pueblo que sigue luchando por reinstaurar su soberanía nacional con el fin de una ocupación militar marroquí de más de 42 años y con lo que se quiere recordar a la comunidad internacional la urgente necesidad de la descolonización de la última colonia del continente africano.  “El pueblo saharaui hoy más que nunca exige el reconocimiento de su independencia, su integridad territorial y ejercer el control sobre sus recursos naturales con el apoyo y la solidaridad de todos los pueblos amantes de la paz y la defensa de los valores primordiales de la paz y la seguridad internacionales.
La República Árabe Saharaui Democrática se proclamó un   27 de febrero de 1976, tras
 la retirada del último soldado de España, establecida como potencia colonial en la zona. Tres años antes, y tras un trienio de protestas pacíficas en demanda del derecho a la autodeterminación, se había desencadenado la guerra contra el pueblo saharaui a pesar de la invasión militar marroquí y mauritana al territorio.
A pesar de su posición como ocupante, Marruecos se vio obligado a firmar unos acuerdos de paz con el Frente Polisario el llamado “Plan de Arreglo” con la ONU y la OUA para hallar una solución a través de la convocatoria de un referéndum de autodeterminación. 27 años de impasse han forjado la lucha y la resistencia del pueblo saharaui y han provocado a su adversario, Marruecos, una gran derrota en el plazo político, diplomático y jurídico que marcan sin duda una nueva etapa de esperanza para el pueblo saharaui.