domingo, 20 de septiembre de 2015

LA RESISTENCIA POLÍTICA EN EL SÁHARA OCCIDENTAL, LIDERADA POR MUJERES. LA DEFINICIÓN DE UNA SOCIEDAD

A pesar del silencio de los medios de comunicación internacionales, la resistencia es un fenómeno cotidiano en el Sáhara Occidental. Las mujeres saharauis están liderando el camino.
 Por Erica Vasquez

El 15 de junio 2014 fui testigo de cómo grupos de manifestantes pacíficos eran golpeados en el suelo, con inusitada fuerza, desde las calles hasta sus hogares. Lo más estremecedor fue ver a una mujer que recibió un puñetazo en la cara y fue arrastrada desde la acera hasta la calzada, por donde circulaba el tráfico.
 En el día 15 de cada mes se organiza una manifestación no violenta en las principales ciudades del Sáhara Occidental ocupado: El Aaiún, Smara, Dajla y Bojador. La manifestación más grande está en la calle Smara, en El Aaiún, la ciudad más poblada en los territorios. Esta ciudad también es donde viven los activistas más prominentes y los portavoces saharauis, especialmente Aminatou Haidar y Mohamed Dadash.
 Las fuerzas de seguridad marroquíes se preparan a conciencia para la manifestación mensual en la calle Smara. Los agentes de policía antidisturbios van completamente vestidos con uniformes antidisturbios de pies a cabeza, mantienen la mano sobre sus armas y sitúan varios vehículos blindados en las esquinas de las calles, en las intersecciones  de caminos y en los callejones.
Aunque son civiles desarmados quienes participan en las manifestaciones mensuales, las fuerzas de seguridad marroquíes utilizan con frecuencia una fuerza excesiva para dispersar a los manifestantes. La represión de la que fui testigo no fue un hecho aislado. Según numerosos activistas saharauis, la expresión pública de la resistencia saharaui es, casi siempre, disuelta por las autoridades empleando la fuerza.
Mujeres saharauis como activistas y líderes
Al comienzo de la ocupación militar en 1976, muchos hombres saharauis se unieron al ejército de liberación y lucharon contra el Estado marroquí durante varios años. En su ausencia, las mujeres saharauis fueron los principales responsables de su hogar, los niños y las finanzas. Al mismo tiempo, muchas mujeres reportaban al Frente Polisario -principal grupo de resistencia saharaui- sobre la dinámica interna de la ocupación.
Los que trabajaban como informantes de la oposición fueron detenidos y encarcelados ilegalmente por el Estado marroquí. Muchas mujeres dejaron a sus familias y los niños de improviso, ya que fueron encerradas, algunas hasta durante 11 años. Fueron torturadas, interrogadas y maltratadas durante su encarcelamiento en prisiones secretas ubicadas en los territorios ocupados y en Marruecos.
Durante el trabajo de campo realizado en el verano de 2014 para un estudio, entrevisté a docenas de mujeres que habían sido torturadas y encarceladas en la década de los 80. Fueron puestas en libertad en 1991 por el gobierno de Marruecos, debido a la presión impuesta por las Naciones Unidas. Todos los activistas entrevistados siguen involucrados en el movimiento de resistencia desde su liberación. Después de años de tortura, ni la injusticia ni las violaciones masivas de los derechos humanos les han disuadido para abandonar la lucha por la autodeterminación.
Hoy en día, la presencia de mujeres saharaui en las manifestaciones en la calle es mayoritaria. Esto es representativo de la composición de la masa de activistas saharauis en los territorios ocupados. Aunque tanto los hombres como las mujeres participan activamente en actos de resistencia, las mujeres saharauis facilitan la mayor parte de la comunicación entre los activistas entre una ciudad y otra. Organizan protestas, median para hacer conferencias de prensa, son activas en el trabajo de periodismo clandestino y colaborar con las organizaciones internacionales de Derechos Humanos sobre una base consistente. El objetivo principal de los actos de resistencia es lograr de la autodeterminación del pueblo saharaui y el método utilizado es pacífico, con la premisa de no violencia. Todos los activistas, hombres y mujeres, hacen hincapié en la importancia del pacifismo y se apoyan en el Derecho Internacional para apoyar su causa. Desde la intermediación de Naciones Unidas para el Alto el Fuego de 1991, la resistencia de los saharauis ha empleado siempre métodos pacíficos de protesta frente a la represión estatal marroquí.
Resistencia política a largo plazo que define la sociedad saharaui
Los medios de resistencia a la ocupación y la organización de actos de protesta constituyen una parte importante de la vida social en el Sáhara Occidental. Las familias se reúnen en torno al televisor, ajustando la RASD TV, que es la cadena de televisión pública nacional del Frente Polisario. Imágenes del ejército de liberación saharaui aparecen en cualquier corte comercial, así como el mártir y fundador de la oposición, al- Wali Mustafa As- Sayyid. La política y la resistencia política es una discusión cotidiana, constantemente visible y presente.
Fuera del círculo de la familia, las mujeres saharauis a menudo facilitan la acción política y la comunicación con amigos y colegas. Ellos comparten historias de injusticia y abusos de derechos humanos de otras ciudades de los territorios ocupados y así se mantienen informados acerca de una amplia gama de actividades de la resistencia. No se trata de reuniones exclusivamente sociales, sino que sirven para compartir información y planificar conjuntamente proyectos y acciones de resistencia.
¿Por qué se informa así?
Mientras la discusión del conflicto domina la vida social en los territorios ocupados, la cuestión del Sáhara Occidental recibe muy poca atención de los medios de comunicación internacionales. En los últimos años ha habido un puñado de artículos que se centran en el papel destacado de las mujeres saharauis en la resistencia política. Sin embargo, la cobertura de estas informaciones se impide sistemáticamente, ya que las autoridades marroquíes no permiten la entrada de los territorios ocupados. Por ello, la cobertura se ha centrado en el liderazgo de las mujeres saharauis en los campamentos de refugiados situados en Tindouf , Argelia.

Entonces, ¿cómo un conflicto que comenzó en 1975 y un movimiento de resistencia no violenta, que se ha mantenido cuatro décadas, continúan en relativo anonimato? Esto se debe en gran medida a la eficacia de la ocupación militar marroquí. El Estado marroquí ha establecido un nivel de vigilancia que controla fuertemente el flujo de visitantes extranjeros en los territorios ocupados. Como resultado, solo algunos periodistas han logrado entrar y completar con éxito su trabajo de información desde dentro.
En julio de 2014, un periodista alemán y otro colega británico entraron en los territorios ocupados para informar sobre la manifestación mensual. En cuestión de horas fueron registrados, interrogados y expulsados. Este es un pequeño ejemplo de la eficacia de la ocupación marroquí, que rastrea a los visitantes extranjeros y los expulsa de los territorios para prevenir eficazmente cualquier cobertura sobre las violaciones de derechos humanos y la violencia policial marroquí en el Sahara Occidental.

(*) Erica Vasquez recogió la información utilizada en este artículo durante un estudio de campo en los territorios ocupados del Sáhara Occidental , entre mayo y julio de 2014. Su trabajo ha sido posible gracias a las subvenciones proporcionadas por el Instituto de Georgetown sobre Mujeres, Paz y Seguridad y el Centro de Georgetown de Estudios árabes Contemporáneos

 https://www.opendemocracy.net/arab-awakening/erica-vasquez/political-resistance-in-western-sahara-led-by-women-defining-society