sábado, 21 de febrero de 2015

El Foro de Acción por el Sahara Occidental lanza campaña por la ampliación del mandato de las competencias de la MINURSO

En Londres El Foro de Acción por el Sahara Occidental (FASO,WSAF, por sus siglas en inglés) lanzó el pasado día 19 de febrero 2015, su campaña, por tercer año consecutivo, “para garantizar que el Consejo de Seguridad de la ONU actúe cumpliendo con su responsabilidad de supervisar un referéndum libre y justo que permita al pueblo saharaui expresar su derecho inalienable a la autodeterminación” señala el comunicado del FASO, publicado en su portal electrónico.
El FASO recuerda que con la renovación del mandato de la MINURSO prevista para el próximo mes de abril “reiteramos nuestro llamamiento anual a esta fuerza de mantenimiento de paz de la ONU a que mantenga la paz protegiendo a los saharauis de las violaciones de los derechos humanos. Con España dentro del Consejo de Seguridad, hay una oportunidad para poner término a un vergonzoso capítulo en la historia de la ONU”.
El  FASO ha elaborado dos informes, uno titulado “crímenes sin testigo” que recoge la mayor parte de las violaciones de los derechos humano perpetradas por el Estado marroquí contra los saharauis en los territorios ocupados , desde que fuera adoptada la última Resolución del Consejo de Seguridad 2152, en abril de 2014. Y el segundo, que lleva por título “futuro robado”, aborda el saqueo incesante de los recursos naturales de un Territorio No Autónomo por parte de Marruecos, en contra de lo que preconiza el derecho internacional.
El FASO  tiene una clara recomendación para el Consejo de Seguridad en lo referente al asunto de los derechos humanos que  “la renovación del mandato de la MINURSO en abril de 2015, debería incluir la asignación de una supervisión de los derechos humanos independiente, imparcial, integral y permanente tanto en el Sahara Occidental como en los campamentos de refugiados.” Enfatiza en su comunicado.
Con respecto a la explotación de los recursos naturales, el FASO “cree que este proceso genera un impedimento para la resolución del conflicto en el Sahara Occidental. El comercio de recursos saharauis es ilegal con arreglo al derecho internacional a menos que los saharauis como habitantes originarios y autóctonos estuvieran de acuerdo y que también se beneficiasen de la explotación de sus recursos. Para que pueda asumir su responsabilidad fundamental para implementar el referéndum de autodeterminación, la MINURSO debe recibir el mandato para supervisar y hacer comentarios significativos sobre la explotación de los recursos, incluyendo la de asegurar que los beneficios de éstos le correspondan a los saharauis.” Concluye el comunicado de FASO.