jueves, 20 de noviembre de 2014

Carta de Pilar del Rio, viuda de José Saramago, a Aminetu Haidar


Carta de Pilar del Rio, viuda de José Saramago, a Aminetu Haidar con motivo de su estancia en Lanzarote.
Querida Aminetu,
Nuca te he contado que cuando despegó el avión que te llevaría a tu tierra las personas que fuimos acompañándote hasta el aeropuerto de Lanzarote gritamos, con emoción no contenida, “vuela, vuela, vuela”.. Iba volando tu avión después de tantas sinrazones acumuladas, volabas hacia los tuyos, pero los militantes de tu causa, tus amigos, queríamos decir algo más, contigo volaban tus sueños intactos, no tocados por las impertinencias de quienes te quisieron bajar la cabeza o por los estragos de la huelga de hambre. Volabas con tus sueños, pero quienes nos quedábamos en tierra ya los teníamos incorporados a nuestra piel y a nuestra propia dignidad. Es más: estábamos tras las verjas del aeropuerto y sin embargo volábamos contigo. A veces las relaciones de afectividad y de complicidades son más fuertes que la obstinada realidad.
Por eso hoy seguimos juntos. La distancia, estar en Lisboa o en cualquier otra parte del mundo, no afecta a lo que somos y a lo que sentimos. Tu gente, nuestros saharauis, no acaban de conseguir lo que es de derecho y de justicia, pero nadie les ha cortado las alas, siguen volando los sueños y las emociones, está levantada la urgencia de la paz para construir la sociedad que libremente elegís juntos los hombres y las mujeres de tu pueblo, libre e independiente, solidario.
Siento no estar contigo hoy en Lanzarote. Habrá otras veces y tal vez llegue pronto el día en que podamos celebrar juntos lo que deseas y nos enseñaste a desear.
Besos desde la Fundación José Saramago, que era tu amigo, como quedó registrado en una foto que se ve en la exposición y en las páginas de varios libros.
Besos desde Lisboa