miércoles, 24 de septiembre de 2014

El Partido Laborista británico reafirma su apoyo a la autodeterminación del pueblo saharaui y el respeto de los derechos humanos


  El Partido Laborista británico reafirma su apoyo a la autodeterminación del pueblo saharaui y el respeto de los derechos humanos en respuesta a las preguntas de algunas delegaciones participantes  en el Simposio  Internacional celebrado en Mánchester.Douglas Alexander, ministro de asuntos exteriores  del gobierno en la sombra, habló  sobre la posición del partido laborista británico  partidario del derecho a la autodeterminación y del  respeto de los derechos humanos en el Sáhara Occidental durante el encuentro con las  delegaciones extranjeras participantes y   los  medios de prensa,  además del cuerpo diplomático acreditado en el Reino Unido y en la que hizo una  presentación de su propuesta  en política exterior  que será adoptada por el partido laborista británico si gana las próximas elecciones presidenciales en mayo de 2015.
Esta posición fue reiterada durante la respuesta a las preguntas formuladas por el representante de la ANC en Sudáfrica, Phatse   Justice Piitso, que planteó la  posibilidad del apoyo y solidaridad con Cuba y el pueblo saharaui al mismo nivel que el   apoyo a la causa palestina, especialmente después de la agresión contra Gaza. Por su parte la secretaria  general de la UNMS,  Fatma Mehdi, recalcó la necesidad de ampliar las competencias de la MINURSO con la creación de  un mecanismo para vigilar y proteger los derechos humanos ,además de presentar  al Consejo de Seguridad informes periódicamente, especialmente después del informe de la Comisión británica compuesta por parlamentarios y  miembros de la sociedad civil bajo el título “Vivir  bajo la  ocupación” presentado  tras su visita a los territorios  ocupados en febrero pasado y en  el que exigían al  Consejo de Seguridad de la ONU crear un mecanismo para que la MINURSO tenga estas competencias.
 El Ministro de relaciones exteriores del gobierno británico insistió en su apoyo  y defensa de los derechos humanos como algo sagrado para el partido laborista británico además de  la solidaridad con las causas justas en el mundo ,necesarias para   construir las relaciones económicas internacionales basadas en el respeto de los derechos humanos..El responsable de Asuntos Exteriores estuvo acompañado por  Jim Murghy,  miembro del Parlamento británico encargado de la cooperación internacional del partido y  el responsable de defensa  Vermon Coaker.