viernes, 14 de marzo de 2014

Mensajes de reconocimiento a la lucha de la mujer saharaui por parte de intelectuales y periodistas



En ninguna ocasión había escrito en el modo femenino, ni esperé ocasión alguna para acondicionar la escena de la escritura…. Lo primero porque me reprocho a mi mismo la negligencia, y en lo segundo voy a violar la regla y escribir, pero en esta ocasión  Internacional, aunque estoy seguro de que no necesitáis ningún aniversario predeterminado en una historia que se repite, como tantas cosas en nuestra vida. Simplemente porque estáis por encima de toda ocasión y aniversario, evocaré a (BLISS) en nuestra mente cultural compartida, y sin maldecir  su mención , por sí así le da a lo que a vosotras escribo, algo de (CHAARA) o simpatía como expresamos en nuestro bello  idioma hassania, que por desgracia se ha sometido a un bombardeo lingüístico en el primer canal de la televisión de  Marruecos, mediante el cual FREIHA o más bien (JLEIAA) ha derramado lagrimas artificiales, y con ella derramamos nosotros lagrimas auténticas por esta vulgaridad y metamorfosis que ha sufrido un idioma majestuoso y  arraigado. Y en vez de convencernos de su tragedia, la señora FREIHA hizo que disfrutáramos de dicha tragedia  y sentirnos más determinados.
Entiendo que compartimos desde hace largos años ese estereotipo, que nos  ha aglomerado en unos  ángulos estrechos que nos han suprimido a nosotros mismos, y nos convirtió en simple trozo de un amplio decorado en el que ocupamos las primeras filas, no por mérito, sino porque simplemente tenemos que estar ahí, para la comercialización ante las cámaras…. Pues el sagrado consenso carece  de valor sin nosotros, y quien se sale de ese consenso es, o renegado o traidor, y el grado de nuestra lealtad se mide con el de nuestra presencia en este consenso aunque sea ficticia.
No os oculto que como hombres somos más persistentes que vosotras en la consagración de esta imagen, porque hay entre vosotras, mujeres que  nos superan en valentía, mientras entre nosotros hay quienes compiten por amueblar la escena únicamente para complacer a la autoridad.
No escribiré de vosotras como presentes o ausentes, porque la presente de entre vosotras, aunque esté  allá en la otra orilla, siempre es aquella que defiende su dignidad y su libertad de decidir, y la ausente es siempre aquella que compite idénticamente a nosotros, para escalar los peldaños aunque sea a costa de la dignidad. Vuestra tragedia es la misma, aquí y allá… sabe a diáspora, que es lo único que podemos conmemorar todos sin excepción, porque es un destino compartido cuyo final no parece estar  cerca. Pero que no continuaremos brindando por lo amargo que se ha convertido. ¿Que conmemoramos con vosotras en esta ocasión? Y que os podemos  regalar? En  el Sahara no crecen flores, sino espinas  y púas que desgraciadamente no son el regalo idóneo.
Lo que nos rodea, llama a la elogia y a una pausa de profunda meditación, de nuestras condiciones, situaciones y del lugar que ocupamos en este juego que todos disfrutan y no desean abandonar…
Las maniobras a nuestro alrededor invierten el tiempo en profundizar el estado de diáspora, que al fin beneficia aquellos que quieren que seamos simples fantoches cuyos hilos son movidos por opciones de los otros en la peor escena de auto supresión.
Dejaremos de lado las conmemoraciones y los festejos, ya que carece de sentido una conmemoración incompleta. Aquí estamos hasta el punto de saciedad de nuestra comercialización como folklore  bailable… en aniversarios y para rellenar el vacío de los asientos….Evocaré vuestra lucha que en muchas ocasiones provoca en nosotros una hombría ausente, y evocare con vosotras la mirada de aquella anciana acampada bajo la dureza del frio, delante del tribunal militar, aguardando el veredicto de aquel famoso juicio. La mirada triste que aspira a una simple esperanza, cuya tristeza la agravó más la llegada de una delegación oficial de un partido marroquí, que dando la espalda a la triste anciana se dirigió directo a solidarizar con sus conciudadanos….mientras la anciana tal vez pertenece a otro pueblo, y eso es lo que hizo que dirija su mirada al cielo, ya que solo El que está allí sabe lo que ocultan los corazones.
La anciana no entiende de política ni los detalles del conflicto, pero la llegada de ese líder y sus camaradas la hizo entender el mensaje  y saber de política sin necesidad de  estudiar…. La anciana es quien merece ser el símbolo en este día, pues ella es quien ha regresado al Aaiún  llevando los detalles de 30 años de ausencia de su hijo…

La mujer saharaui, no es la que se ha quitado la Melhfa para que otras la vistieran, no por amor o convicción, sino porque los que mueven el turismo aquí, adoran a las que la llevan por motivos que solo ellos saben.
La mujer saharaui es la madre y la  hermana  del preso detrás de las rejas… es la que sale a diario para llenar el mundo de gritos por la libertad y la dignidad…. Está ahí  anteponiendo la hostilidad climática y la escasez a una cartilla o parcela de tierra mezclada con humillación.
La Saharaui es la que me gritó el día que lloré por la muerte de mi padre, que los hombres no deben llorar, y ella es quien me enseñó el significado del orgullo, aunque no tuviéramos ningún bien ni pertenencia.
A ella, que lucha contra la enfermedad con orgullo y silencio, mil consideraciones y respetos, y a través de  ella a todas las mujeres saharauis que comparten silenciosamente el dolor de la ausencia de un hijo o marido o hermano, encarcelado y encerrado por algo digno solamente de la talla de  hombres y con una determinación y resistencia dignas solo de la talla de unas mujeres saharauis que aguardan siempre  frente a prisiones y cárceles, aquí y allá, en busca de un rayo de esperanza en abrazar la patria, la reunión y el reencuentro.
La ocasión es condición, y la ocasión del articulo hoy, es el Día Internacional de la Mujer, y para sacar a la mujer saharaui del marco de marketing y los aburridos lemas de celebraciones, he optado por escribir este artículo disculpándome a  aquella anciana que me llamó en su día preguntando por el significado de algunas cosas que no llegó a comprender en ese maldito juicio, disculpándome, aunque tarde por mi silencio, que en ese momento no era ni sabiduría, ni  pasividad, era amargura y fe en la ineficacia de la escritura en un medio falto de comprensión…Tu, señora y madre mía, eres más valiente que todos nosotros, y la más digna de ser mujer en este día mundial, en una sociedad donde la mujer es líder, inversora o sierva, u otras cualidades, pero carece del valor de  quien puede resistir en unos campamentos vistos por los oficialistas aquí,  como de humillación y vergüenza, y por ti -mujer saharaui- como campamentos de Dignidad y Orgullo.
Aquí, señora mía, sentimos estrechamiento y nos encogemos dentro de nuestras amplias casas y lujosas villas que no valen ni el ala de un insecto ante  semejante empeño en vivir en un lugar donde otros no ven posibilidad de vida.
Abderrahim Buaaida, profesor y escritor saharaui.
 
POR SU PARTE EL PERIODISTA PERUANO RICARDO SERRA homenajea a la mujer saharaui con un acto charla. 
Ricardo serra es  Presidente del Consejo Peruano de Solidaridad con el Pueblo, el cual invitó a numeroso público  al "Homenaje a la Mujer Saharaui", que conmotivo del Día Internacional de la Mujer, se realizará el viernes 7 de marzo, a las 19.15 horas, en la Biblioteca Municipal de Barranco, Av.
San Martin S/N (Parque principal de Barranco)
.


Ricardo Sánchez Serra es uno de los periodsitas más perseguido por el majzen marroquí por su trabajo de información a cercadel conflicto del Sahara Occidental  y la lucha del pueblo saharaui por su derecho a la autodeterminación.