lunes, 17 de junio de 2013

NOTA DE PRENSA


Primera conferencia internacional en el Sahara Occidental ocupado
El encuentro, protagonizado por mujeres activistas, ha contado con la presencia de la Red Vasca de Apoyo a la UNMS (Unión Nacional de Mujeres Saharauis).

La III Conferencia Internacional de apoyo a la resistencia de las mujeres saharauis, celebrada este fin de semana en El Aaiún, ha sido el primer encuentro mundial llevado a cabo en la capital del Sahara Occidental ocupado. El acto histórico ha puesto el acento en la lucha pacífica de este pueblo, bajo ocupación marroquí desde hace más de cuarenta años.
La Conferencia ha contado con el apoyo de numerosas delegaciones y asociaciones de mujeres europeas, estadounidenses y de América Latina de amistad y solidaridad con el pueblo saharaui, así como parlamentarias vascas y canarias. La Red Vasca de Apoyo a la Unión Nacional de Mujeres Saharauis (Premio Ellacuria 2012) ha estado representada por integrantes de Ermua y Ondarroa. María Rosario Arrizabalaga, miembra de la red vasca, denuncia las múltiples violencias que sufren las mujeres saharauis y corrobora el apoyo de la Red en “esta lucha pacífica y por la autodeterminación. Intercambiamos experiencias y trabajamos por la construcción de sociedades en las que hombres y mujeres podamos vivir en igualdad y libertad”

El papel de las saharauis:
El evento ha tenido como objetivo conocer la contribución de la resistencia pacífica de las mujeres saharauis en la lucha de su pueblo, marcada por las flagrantes violaciones de derechos humanos a las que están siendo sometidas en los territorios ocupados por Marruecos. Las participantes en el Congreso han podido escuchar los testimonios de mujeres activistas, víctimas de torturas, intimidaciones, secuestros, detenciones arbitrarias y encarcelamientos.El encuentro, marcado por una fuerte presencia policial marroquí, ha impedido la participación de activistas saharauis. Las delegaciones extranjeras presentes en El Aaiún denuncian haber sufrido dificultades para acceder a la ciudad, así como haber sido perseguidas y filmadas durante toda su estancia. Destacan en su comunicado “que nada es comparable con el sufrimiento derivado de la sistemática vulneración de derechos humanos de la población civil saharaui”. Denuncian además que este pueblo sigue sin disfrutar de los derechos de asociación y de libertad de expresión.
Estas vulneraciones de los derechos humanos han sido denunciadas ante la MINURSO (Misión Internacional de las Naciones Unidas para el Referendúm del Sahara Occidental). Las activistas han exigido a esta institución que cumpla con sus objetivos y que incluya entre ellos la verificación del cumplimiento de los derechos humanos para no continuar “siendo un testigo mudo”. La MINURSO es la única misión de Naciones Unidas que no asegura que esto se cumpla.