domingo, 21 de abril de 2013

LA UNMS PRESENTA SUS NUEVOS RETOS EN LA III CONFERENCIA DE APOYO A LA RESISTENCIA DE LA MUJER SAHARAUI


Hoy concluye la III Conferencia Internacional de Apoyo a la Resistencia de la Mujer Saharaui en Argel, en la que han participado 135 delegadas de diferentes países de los cinco continentes, junto con una importante representación del Frente Polisario y de instituciones saharauis, entre la que destaca Unión Nacional de Mujeres Saharauis (UNMS), organizadora del evento. Un éxito de participación y una oportunidad inigualable para que las mujeres del mundo conozcan de primera mano los nuevos retos a los que se enfrentan las mujeres saharauis.  

Ayer tarde, tras las conferencias explicativas que anunciaban los nuevos retos mencionados, se abrieron talleres de trabajo para analizarlos y buscar conjuntamente apoyos y nuevas vías de afrontarlos, a fin de adaptar un modelo ejemplarizante como es el de las mujeres saharauis a los nuevos tiempos, en base a las circunstancias políticas actuales en que se encuentra el conflicto del Sáhara, que vislumbran cambios importantes.   Jadiyetu El Mohtar, una de las representantes dela UNMS participantes en la Conferencia Internacional, explicó que esos nuevos retos se basan en que “la mujer saharaui, por muy importante que sea su papel, también tiene límites. Ahora mismo es una lucha de 38 años por la supervivencia y por mantener una causa viva, pero realmente los retos que afrontamos apuntan a que, una vez que el Estado saharaui sea independiente, que se alcance una solución justa al problema y que las mujeres no estemos en los campamentos, vamos a necesitar muchísimo apoyo para seguir avanzando en la construcción de la sociedad libre desde una perspectiva de género que queremos que se desarrolle en nuestro país, porque es una forma de gestionar, de pensar  y de trabajar que no puede acabar ahí con la independencia”.

La UNMS ha defendido a lo largo de toda la Conferencia Internacional que ésta se ha llevado a cabo para explicar a las delegadas de los 25 países presentes que “necesitamos el apoyo de organizaciones de mujeres en todo el mundo, pero no sólo para que nos ayuden a liberar el Sáhara o para que nos ayuden a lograr incrementar la ayuda humanitaria o a desarrollar pequeños proyectos para la subsistencia en los campamentos, sino que hay otros retos a nivel de género, a nivel de familia, a nivel de derechos sociales, políticos y económicos de las mujeres que necesitamos abordar y, por ello, es indispensable que estemos todas juntas para llevar los principios de la igualdad de género muy lejos”, aseguraba Jadiyetu El Mohjar.

Las mujeres saharauis quieren entrar de lleno en esta lucha global de las mujeres por sus derechos y se plantean como reto de futuro inmediato actualizar muchas cosas que ya han puesto en práctica, pero también han solicitado medios y apoyos  para abordarlas. “Hoy por hoy -afirma la representante de la UNMS- el Frente Polisario está con la mujer saharaui, pero es un Movimiento de Liberación Nacional y en el futuro en el Sáhara independiente habrá más partidos y una alternancia en el poder, y quizás venga un gobierno que no apoye tanto a las mujeres. Por  eso, tenemos que preservar lo que tenemos, pero no conformarnos con eso, sino seguir luchando para conseguir realmente los retos que nos hemos planteado y estar a la altura del modelo que hemos creado nosotras, que está basado en nuestra cultura matriarcal y en la experiencia vivida en la lucha”.

Las nuevas generaciones de mujeres saharauis, bien formadas y con amplios conocimientos, tienen ahora más que nunca la oportunidad de incorporarse a una estructura que crearon sus madres y abuelas, con evidentes posibilidades de mejorarla. Además, contarán con la implicación de las delegaciones participantes en la III Conferencia Internacional de Apoyo a la Resistencia de la Mujer Saharaui. 

La Conferencia, que concluye esta tarde en Argel, aportará en sus conclusiones los diferentes modelos y experiencias compartidas en los talleres y en las ponencias, que servirán de base para materializar a corto plazo los apoyos y la solidaridad mostrada por las delegaciones internacionales a la causa, el pueblo y la mujer saharauis.